Cómo tres chicas de vecindad enamoraron a una familia de millonarios

yo no creo en los hombres vecindad

¡Tres hombres dejan su mundo fresa por chicas de vecindad!

El amor no respeta clases sociales y para muestra están los hombres de la familia Bustamante en Yo No Creo en los Hombres.

Nacida a la par de una carrera en las leyes e impartición de la justicia, la familia de Claudio Bustamante (Alejandro Camacho) se desenvolvía en el mundo de la alta sociedad de la Ciudad de México. Su esposa Alma (Luz María Jerez) pasaba su tiempo dividida entre su familia, sus eventos sociales y la administración de su mansión. Leonardo (Jesús Carús), su hijo más joven, se ocupaba de sus estudios y de pasarla bien con sus cuates. Maximiliano (Gabriel Soto), el primogénito, balanceaba su trabajo en el bufete de abogados con los sueños que tenía de casarse y formar una familia con su novia de toda la vida. El mismo Claudio pensaba que su vida ya era estable y que solo faltaba esperar sentado a que llegaran los nietos.

Sin embargo todo eso se trastocó cuando los tres hombres conocieron a tres chicas de vecindad.

Leonardo fue el primero en romper las barreras sociales cuando se enamoró de Clarita (Eleane Puell). Al muchacho no le importó ocultarles a sus padres que se había cambiado de escuela para estar con la chica que le hacía latir más fuerte el corazón. Pudiendo ingresar a una escuela para niños bien, Leonardo prefirió matricularse en una escuela de gobierno solo por Clarita. El amor lo cegó y al mismo tiempo lo hizo más fuerte para enfrentarse hasta a sus propios padres.

El destino le planteó un dilema al guapo Max cuando conoció a María Dolores (Adriana Louvier) en medio de un conflicto con la justicia. Él ya tenía una larga relación con su novia Maleny (Sophie Alexander) y solo esperaba a que ella le diera el “sí” para casarse cuando su corazón lo llevó al mundo de la vecindad de la costurera. El abogado pasó de visitar a Maleny en la lujosa residencia de los Santibáñez a visitar a María Dolores en su departamento de vecindad de la colonia Santa María la Ribera.

Claudio Bustamante no se salvó de esta maldición que solo les ocurre a los ricos de las telenovelas. A pesar de estar en contra de la relación de sus hijos con las chicas de vecindad, el deseo y la lujuria se apoderaron de él cuando estuvo cerca de Isela (Fabiola Guajardo), la mejor amiga de María Dolores. Sin importarle las décadas de matrimonio ni su posición social, Claudio cayó redondito en la trampa de seducción de Isela. Cuando vio las curvas y la sensualidad de la muchacha que solicitaba empleo en su bufete, rápidamente se le olvidó que ella ¡ni siquiera sabía utilizar una computadora!

Tal vez la que siga en esta tendencia sea Alma quien bien se podría echar unos revolcones con Ari (Lenny de la Rosa), el chico humilde con “grandes pretensiones”.

Yo No Creo en los Hombres es una producción de Giselle González para Televisa. Original de Caridad Bravo Adams con adaptación y libretos de Aída Guajardo.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Yo No Creo en los Hombres dando click en la siguiente imagen:
Cómo tres chicas de vecindad enamoraron a una familia de millonariosYo No Creo en los Hombres

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *