Yo No Creo en los Orgasmos o ¿Cómo tener un bebé sin tener una relación sexual?

yo no creo en los hombres vientre de alquiler madre sustitua portada

Madres sustitutas en las telenovelas

Madre sustituta, madre subrogada y alquiler de vientre son términos que hasta hace pocos años se utilizaban para situaciones que ocurrían exclusivamente en series extranjeras pero hoy en día se han vuelto comunes en México y Latinoamérica.

A principios de los años 80 los costos de los tratamientos de inseminación artificial en países desarrollados llegaron a un nivel razonable para cierto sector de la sociedad. Parejas pudientes que eran incapaces de concebir a través de una relación sexual tradicional tenían la alternativa de lograrlo a través de un tratamiento in vitro. Esto involucra extraer un óvulo de la mujer, fecundarlo con esperma del hombre y volver a implantar el óvulo fecundado en el útero femenino para su desarrollo posterior.

A pesar de que la fecundación puede realizarse de manera asistida, hay casos en que la mujer se encuentra imposibilitada para llevar a buen término un embarazo de nueve meses en su vientre. Aquí es donde entran en escena las madres sustitutas, aquellas que incuban el óvulo fecundado y lo gestan hasta que el producto nace.

Más allá de las implicaciones religiosas de la situación está su legalidad ya que por ser un avance científico relativamente reciente, la mayoría de los estados no cuentan con leyes que regulen el proceso.

Numerosos casos de madres sustitutas que después de nacida la creatura no querían desprenderse de ella dieron pie a la intervención de los poderes legislativos para dictar medidas que cuidaran los derechos de todos los involucrados en estas situaciones.

Tabasco es el único estado en México donde se encuentran legislados los contratos de gestación materna sustituta. De forma altruista o como negocio, una mujer en Tabasco puede llevar a término el embarazo gestando el hijo de otra pareja.

La telenovela Yo No Creo en los Hombres abordó el tema de una mujer que no puede tener hijos en el personaje de Ivana Duval (Sonia Franco). Tras perder el bebé que esperaba de Daniel (Flavio Medina), Ivana perdió la capacidad para volver a embarazarse y ello generó su obsesión por convertirse en madre. La ambición de su familia política, los Santibáñez, la llevó a considerar el arrebatarle el hijo a su rival María Dolores (Adriana Louvier) una vez que ésta diera a luz, sin embargo la reflexión y los consejos de su amigo Gerry (Pablo Perroni) le dieron la idea de alquilar un vientre.

En una escena de la historia una especialista sobre el tema explica a Ivana y a Gerry que:

“Tabasco es de los pocos lugares en el mundo que permite los contratos de gestación materna sustituta y no discrimina por estado civil u orientación sexual. Las leyes de Tabasco permiten el cumplimiento de los contratos de alquiler de vientre y reconocen a los padres biológicos como legítimos del bebé nacido de la madre gestante sustituta.”

También señala que para evitar los conflictos sobre quién se queda con el bebé se firma un contrato antes de iniciar cualquier tratamiento.

La especialista les comenta a Ivana y Gerry que existen centros donde seleccionan a las mujeres candidatas y se aseguran muy bien no solo de su decisión de subrogar su vientre sino que además les hacen estudios médicos y pruebas psicológicas.

Antes de que se concretara la producción de esta telenovela inspirada en el libro de Caridad Bravo Adams, en medios de comunicación se manejó que la productora Giselle González realizaría una telenovela original llamada Madre Sustituta. Tiempo después se anunció su cancelación aduciendo que era un tema muy fuerte para el horario vespertino. Ahora tal parece que una parte de esa supuestamente polémica trama logró colarse al libreto escrito por Aída Guajardo.

El tema de las madres sustitutas ha sido tratado con anterioridad en otras telenovelas.

En 1986 se realizó en Argentina la telenovela Mujer Comprada original de Ligia Lezama. Es la historia de una joven que alquila su vientre por necesidad y termina enamorándose del futuro padre de su hijo. La historia fue adaptada por TV Azteca en el 2009 con el mismo título. La chica que rentaba su vientre fue Andrea Martí y la pareja de esposos que ansiaban tener un vástago estaba formada por José Ángel Llamas y Gabriela Vergara.
Yo No Creo en los Orgasmos o ¿Cómo tener un bebé sin tener una relación sexual?
En 1990 Rede Globo de Brasil retomó el tema con la telenovela Vientre de Alquiler escrita por Gloria Pérez. La trama en esta ocasión se centró en el deseo de la madre sustituta por conservar su bebé y su enfrentamiento legal contra la pareja que la había contratado.
Yo No Creo en los Orgasmos o ¿Cómo tener un bebé sin tener una relación sexual?
Actualmente en la telenovela brasileña Rastros de Mentiras, la pareja gay de Niko (Thiago Fragoso) y Erón (Marcello Antony) desean tener un hijo utilizando el vientre de su amiga Amarilys (Danielle Winits). Niko y Erón dan instrucciones al especialista para que revuelva el esperma de los dos al momento de intentar la fecundación con el fin de que no se sepa realmente quién será el padre del bebé. Por otra parte, Amarilys tiene la intención secreta de traicionar a sus amigos para quedarse con el bebé una vez que nazca, sin embargo tras varios intentos el óvulo fecundado no logra prenderse a su útero.
Yo No Creo en los Orgasmos o ¿Cómo tener un bebé sin tener una relación sexual?
Los tiempos cambian, los tipos de familias cambian, los tipos de uniones cambian y la sociedad debe estar abierta para aprovechar lo mejor de la ciencia y la tecnología para el beneficio de toda la humanidad más allá de los prejuicios moralistas.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Yo No Creo en los Hombres dando click en la siguiente imagen:
Yo No Creo en los Orgasmos o ¿Cómo tener un bebé sin tener una relación sexual?Yo No Creo en los Hombres

Te recomendamos...

1 Comentario

  1. ramiro dice:

    Donde queda divina obsesion 1992?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *