La Guerrera, final de martes y como si ni hubiera existido

¿Quién fue la verdadera Guerrera?

Introducción

Mientras los de TV Azteca hacen de cuenta que la única telenovela que tienen es Así en el Barrio como en el Cielo, este martes finalizó una telenovela brasileña de su barra de las 11 pm, La Guerrera, protagonizada por Nanda Costa y Rodrigo Lombardi.

Curioso día para finalizar una historia, como que fue pretencioso en algunos sentidos, y hablaré del contexto que tuvo esta telenovela en manera externa como interna. ¿Fue La Guerrera tan mala como decían en Brasil? ¿México es ahora otro después de su transmisión?

Final

Tras una ardua persecución, Morena (Nanda Costa) anda en búsqueda de su hija Jéssica, y mientras está en ello encuentra a Rosángela (Paloma Bernardi) a quien le apunta con una pistola y determina que es una víctima de las circunstancias, la deja irse y librar sus culpas.

Morena regresa con doña Helo (Giovanna Antonelli) y ella junto con su gente arman un operativo, y con ayuda de Joyce (Thammy Miranda) y Niva (Rita Elmor) logran capturar a Russo (Adriano Garib), Wanda (Totia Meireles), Irina (Vera Fischer) y demás maleantes. Morena se enfrenta antes a la segunda y al primero le terminan dando una golpiza las chicas secuestradas en la infame trata de blancas.

Théo (Rodrigo Lombardi) y Zyah (Domingos Montagner) logran rescatar a la hija de éste y llevarla de nuevo con Morena.

Livia (Claudia Raia) quien estaba huyendo de todos, aparte de quedar en un cuarto muy pobre y hacer un espectáculo al más puro estilo de Cabaret, es detenida y en prisión se le ve junto a Wanda, ésta resignada, pero la primera no cambia y su siguiente víctima a seducir es el director de la prisión. El final de ella se deja a la imaginación.

En otras subtramas, Helo se vuelve a casar con Sténio (Alexandre Nero) en una cómica boda y prometen ser padres de nuevo, por el nieto que les dará su hija, Drica (Mariana Ríos). Aisha (Dani Moreno) se encuentra feliz por encontrar a su familia verdadera y regresa a Turquía para estar con sus padres adoptivos, Berna (Zezé Polessa) y Mustafá (Antonio Calloni). Érika (Flavia Alessandra) logra ser feliz con un nuevo amor. Rosángela termina presa y Antonia (Leticia Spiller) logra reunirse con su hija.

Finalmente Morena y Theo regresan con sus hijos a su barrio, donde Lucimar (Dira Paes) también logra ser feliz con un nuevo amor. Todos demuestran que el bien siempre gana, a pesar de la más cruel trata de blancas.

Entre final cirquero y cómico

Para los desenlaces que hemos visto en telenovelas como Avenida Brasil y El Astro, La Guerrera tuvo un cierre que pasó desde lo más cómico a lo más cirquero. Las situaciones cerraban de tal manera que pareciera que vimos una parodia de todo lo que fue la trama en sí, aunque no fue desagradable.

Las tramas a pesar de cómo fueron cerrando, no se traicionaron, así hayan recurrido al humor, tal y como pudimos ver en la gozable golpiza que le propinaron a Russo o el arrepentimiento cristiano de Wanda en prisión.

El final faltó a deber en otros sentidos. Tampoco fue el desenlace perfecto, y por más que trataron de cerrar las tramas, hubo cabos sueltos y quizá hasta apresuramiento.

La máxima queja yo se la pondría a TV Azteca. ¿Por qué cerrarla en martes? ¿por qué abrir un horario si luego lo que menos harán es tenerle confianza a la barra? y ¿por qué la programación de TV Azteca hace de cuenta que esta historia no existió nunca?

Lo bueno

Así en Brasil hayan dicho que esta telenovela era el terror de terrores, lo que yo pude ver al menos de esta emisión internacional, es que fue una trama novedosa, bien producida y hasta actuada. Puede que haya habido uno que otro actor desorbitado, pero no al grado que cayera en las más patéticas sobreactuaciones como acostumbran las telenovelas mexicanas.

Puedo ver gente incluso que se superó sobre la marcha como el caso de Nanda Costa que empezó nerviosa y después se la terminó creyendo, o a Giovanna Antonelli, que siendo sinceros se terminó robando la telenovela completamente. Parecía que la verdadera guerrera era ella.
La Guerrera, final de martes y como si ni hubiera existido
Otras superaciones también vi como las de Rodrigo Lombardi y Flavia Alessandra quienes al principio prácticamente estaban de muebles y con el paso del tiempo lograron mejorar.

Acertada la actuación especial de Carolina Dieckman, así como las cátedras de actuación de Dira Paes, Zezé Polessa, Antonio Calloni y la excelente revelación Dani Moreno.

Ni hablar de los estupendos villanos que nos regalaron Claudia Raia, Totia Meireles y Adriano Garib.

Además nos presentaron excelentes escenarios y algunos temas instrumentales que valieron la pena escucharse.

Finalmente para hablar de lo positivo de La Guerrera en México, es que aunque haya tenido su mala fama en Brasil, es realmente superior a muchas de las producciones que tenemos en México actualmente, ni modo, pero es la verdad.

Lo Malo

No fue perfecta. Tuvo garrafales errores de guion, de ideas impresas, escenas a veces inverosímiles, incongruentes o de humor involuntario.

Al principio se podía notar que medio elenco estaba de mueble, y lo que importaba nada más era la trama de Morena, además de que la trata de blancas no fue expuesta de una manera tan real. A veces parecía muy fantasiosa.

No toda la banda sonora fue perfecta, y se notó por mucho, si comparamos incidentales con los que escuchamos en Avenida Brasil, El Astro o Rastros de Mentiras.

Para la versión internacional jamás debieron titular a esta historia La Guerrera, porque por más que se haya centrado en la sed de justicia de Morena, nunca vimos a una mujer dominante como tal, y para colmo la que sí pudo recibir el puesto de “Guerrera” fue doña Helo, en quien prácticamente se terminó centrando la trama.

Ni hablar de la gran cantidad de personajes que terminaban enredando la trama para sentidos poco aportadores o hasta confusos.

Para cerrar, La Guerrera se va quizá como una más, pero no por culpa del contorno que la marcó, o de la publicidad entre comerciales, sino del escaso apoyo que El Trece le dio, y capaz que le preguntamos a “x” programa como Ventaneando y seguramente ni sabrán que esta historia estuvo en el canal. ¿Cómo es posible que si tenemos un producto nos hacemos de la vista gorda y pensamos que jamás existió?

Creo que a TV Azteca le haría bien cambiar de ejecutivos, no solo por el bien de las telenovelas extranjeras, sino por el propio bien de la cadena, porque errores como el que hicieron a La Guerrera lo han llegado a hacer hasta con sus propias producciones. En fin, ojala mejoren algún día.

La Guerrera, final de martes y como si ni hubiera existido

Disfruta más información de La Guerrera en estas ligas:
La Guerrera Está Que Arde. Crítica Semana de Estreno.

La Guerrera: El Sabor de un Churro Carioca… Crítica al Estreno.

Te recomendamos...

3 Comentarios

  1. Susana dice:

    Me gusto mucho la novela tiene. Muchas cosas interesantes para la gente que se ponga bien lista. Es un tema interesante que desgraciadamente no hay con fianza en el gobierno

  2. LUNADEMIEL dice:

    Excelente novela! Aqui los unicos que pueden “criticar” son quizás los mismos brasileños acostumbrados siempre a sus superproducciones.Esta novela comparada con las novelas mexicanas, colombianas hasta turcas..es infinitamente superior!!!Las novelas mexicanas son sinceramente insoportables…TODAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *