Muchacha Chicana Viene a Casarse: Victoria (1987), el antecedente de Fiorella

Antes de Fiorella fue Victoria

Victoria es el antecedente de Muchacha Italiana Viene a Casarse (2015) y por consiguiente el primer refrito de la de los años 70. Esta vez, el productor Ernesto Alonso juntó a sus escritores Luis Reyes de la Maza y Tere Medina quien hacía la edición literaria y situó a las protagonistas en los Estados Unidos, en Chicago.

Eran chicanas, hijas de padres mexicanos. Victoria y Constanza (Victoria Ruffo y Gabriela Ruffo) son hijas de Soledad, pero ésta muere y un amigo de la familia Teodoro Jerez (Miguel Macía) que vivía en México, les avisa que una tía les ha dejado una herencia , pero que es muy poquito dinero, cuando en realidad es mucho.
Muchacha Chicana Viene a Casarse: Victoria (1987), el antecedente de Fiorella
Las muchachas deciden cumplir la última voluntad de su madre, regresar a la patria de sus padres: México.

Conny (Gabriela Ruffo) está enferma del corazón y su hermana mayor queda al cuidado de ella.

En México, una familia de la alta alcurnia comandada por doña María Esther de los Santos (Isabela Corona) maneja a toda su parentela: a su hijo jugador Leopoldo (Guillermo Murray), a sus cuatro nietos Lucía (Flor Trujillo), Gerardo (Javier Marc), Joaquín de los Santos (Raymundo Capetillo) y José Eduardo (Juan Ferrara), quien es el preferido por ser el único que trabaja en la empresa familiar Porcelana de los Santos.
Muchacha Chicana Viene a Casarse: Victoria (1987), el antecedente de Fiorella
Al lado de toda esta familia, existe una señora llamada Sofía (Rosario Gálvez) media hermana de María Esther, pero es una enferma mental porque 25 años atrás su novio la dejó plantada en el altar y no lo volvió a ver. Enfermó del corazón y se le pasó a la cabeza.

También resulta que Sofía es la única heredera de la empresa Porcelana de los Santos y sus parientes utilizarán todas los artimañas para que ceda la herencia. El único que no está de acuerdo en engañar a la enferma es José Eduardo pero no puede tampoco dejar en manos de ella la empresa.

El avaro que engaña a las chicanas, se queda con el dinero y levanta su negocio, una lavandería que tenía muy desgastada, además huye para que éstas, a su llegada a México no lo encuentren.

Las chicanas llegan a México pensando que habrá dinero de la herencia y que con eso iniciarán una nueva vida, pero las han robado y se quedan sin nada en un país que no conocen.

Así es como la pluma telenovelera unirá a los protagonistas para que las chicanitas entren a trabajar en calidad de damas de compañía de la “loca” Miss Sofi.

Fue una telenovela muy sencilla. Una producción que tenía toda la intención de entretener y lo logró.

Se colocó en los primeros lugares del rating. La pareja Ruffo-Ferrara gustó a la audiencia.

Le hicieron cambios a la versión de los años 70. Sí le trabajaron a la adaptación.

Hablaron de la diabetes en el personaje de María Esther. Los personajes villanos y la misma enferma Sofía, en su locura, le dejaban chocolates y dulces dentro de los cajones o a vista de ojos para que la abuela acelerara su muerte y tomaran la herencia. Hablaron también del negocio de la cerámica.

El tema de entrada lo cantó Victoria Ruffo. Era una balada sencilla, pegajosa, sin ninguna pretensión. Sin la intención para nada de ganarse un Grammy. Victoria Ruffo no era cantante. Su voz fue apoyada con coros para echarle la mano y funcionó.

Hay trabajos en esta telenovela que aún se recuerdan como los que hicieron Isabela Corona, Guillermo Murray, Gina Romand, Miguel Macía, Roberto Vander, Marco Muñoz, Emilia Carranza, Rebeca Silva, Raymundo Capetillo, Oscar Servín, Yolanda Ciani, Flor Trujillo, Roberto D’Amico, Luis Xavier y los ya muy entrañables Consuelito Frank, Aurora Alonso, Alicia Montoya, Luis Aguilar y Miguel Manzano.

Victoria se transmitió en mayo de 1987 por el canal 2 de Televisa.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Victoria Ruffo dando click en esta imagen:
Muchacha Chicana Viene a Casarse: Victoria (1987), el antecedente de Fiorella

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *