Hasta el Fin del Mundo. Crítica final.

Hasta el Fin del Mundo, el balance final

Hasta el Fin del Mundo fue una telenovela que nació sin brillo. A pesar del éxito de su original argentina Dulce Amor, la versión mexicana quedó a deber y pasará a la posteridad como una más.

El mundo de las telenovelas actuales se encuentra dividido entre el drama y la comedia. Dentro de los dramas los escritores suelen incluir algunos personajes “chistosos” para aligerar momentáneamente la tensión de la historia. En Muchacha Italiana Viene a Casarse tenemos a Simona (Claudia Acosta), Reynaldo (César Bono) y Adela (Raquel Garza), los padres de Benito (Eleazar Gómez). En La Sombra del Pasado están Lola (Sachi Tamashiro) y Pato (Jauma Mateu). Uno de los principales problemas de Hasta el Fin del Mundo fue que no supo colocarse ni entre el drama ni la comedia. La carencia de un tono que marcara el eje lo único que provocó es un teleauditorio desubicado.

Al programarla en el horario estelar se generaron las más altas expectativas sin embargo el desempeño de esta producción de Nicandro Díaz terminó siendo muy mediano.

La historia era un cuento de hadas al revés: el ceniciento encuentra a su princesa y hace todo lo posible para poder amarla “hasta el fin del mundo” rodeados de chocolates.

Alrededor de la pareja central estaban las dos hermanas de la protagonista: Alexa (Claudia Álvarez), una incipiente actriz que se enamora de su chofer y Daniela (Jade Fraser) quien se enamora de un chavo de barrio.
Hasta el Fin del Mundo. Crítica final.
La maldad se hizo presente en las figuras de Patricio (Julián Gil), Gerónimo (Roberto Vander) y Silvana (Mariana Seoane) quienes se empeñaron en destruir a las hermanas Ripoll y a su fábrica de chocolates. Motivados por ambición, despecho o venganza estos villanos dieron más pena que miedo.
Hasta el Fin del Mundo. Crítica final.

[Spoiler] El capítulo final se dividió entre el ajuste de cuentas entre los deshonestos empresarios que querían apoderarse de los terrenos en disputa para construir un desarrollo comercial y el operativo para rescatar a Sofía quien había sido secuestrada e iba a ser llevada McAllen en una caja de madera. Los malos recibieron su castigo, Sofía fue rescatada mientras que Alexa regresó de la isla para rehacer su vida junto a Armando (Diego Olivera).

Finalmente pasó el tiempo y las Ripoll volvieron a levantar la fábrica. Silvana se enteró de que su venganza fue en vano. Salvador y Armando triunfaron en el Grand Prix de Mónaco. La familia se multiplicó y juntos celebraron el séptimo aniversario de la pareja protagónica.
Hasta el Fin del Mundo. Crítica final.

Hay telenovelas malas que después de un tiempo hacen clic y se convierten en verdaderos placeres culpables. Hasta el Fin del Mundo no fue una de ellas.

Con un mal libreto y una deficiente dirección, esta telenovela ha sido la gran decepción de la temporada.

David Zepeda y Marjorie de Sousa hicieron lo que pudieron con unos personajes que simplemente no estuvieron a su altura.

Aunque Mariana Seoane era la mala del cuento, nunca fue una gran villana pues siempre estuvo eclipsada por el personaje de Julián Gil. Los encuentros amorosos entre estos dos resultaron muy naturales pero no aportaron nada nuevo pues en casi todas sus telenovelas se encueran.

Claudia Álvarez proyectó simpatía en su papel españolado y formó una bonita pareja con Diego Olivera. Llegó un momento en que esta pareja inspiraba más ternura que la principal. Aleida Núñez como la tercera en discordia cumplió con todos los berrinches que tuvo que hacer en nombre de su personaje.

María Rojo, Olivia Bucio y Alejandro Tommasi tan buenos en otras historias, aquí se quedaron instalados en comedia teatral. Sobre los personajes juveniles no hay nada que comentar porque ninguno se lució.

El único aporte trascendente de esta telenovela fue el lanzamiento de Alan Slim quien demostró su versatilidad siendo un enfermero encantador y a la vez un psicópata vengativo.

¿Que qué fue lo peor de Hasta el Fin del Mundo? ¿El peinado de Paolo (Javier Jattin)? ¿El vestuario de Alan (Carlos Gascón)? ¿El romance de Matías (Julio Camejo) e Iraís (Sugey Ábrego)? ¿La trama de Alexa en la isla perdida? ¿el pelo planchado de Lucas (Miguel Martínez)? La pregunta sigue abierta.

Qué bueno que ya terminó esta telenovela, ojalá se la lleven hasta el fin del mundo.

Hasta el Fin del Mundo. Crítica final.

Te recomendamos...

1 Comentario

  1. Anónimo dice:

    Estuvo buena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *