Hasta el Fin del Mundo, el naufragio del barco estelar

Sí había trabajo pero estaba mal hecho

Se acabó la telenovela Hasta el Fin del Mundo Te Amaré. Ya no escucharemos más las frases “mi güerita del alma”, “me cansó ganso”, “a lo hecho pecho” y otras más en la melodiosa voz aguda de David Zepeda.

Fue una producción de Nicandro Díaz (Gotita de Amor, Contra Viento y Marea, Destilando Amor, Amores Verdaderos, Alma Rebelde). Productor que viene de la escuela de Valentín Pimstein. Fue una adaptación de la argentina Dulce Amor.
Hasta el Fin del Mundo, el naufragio del barco estelar
Se llenó de controversias desde su preproducción, desde que se anunció que Marjorie de Sousa sería la protagonista. Pero la TV se maneja por perfiles de arrastre, por estrellas, no por “actores” como primer plano. No en todos los casos, hay que aclararlo, pero en los últimos años sucede así. Y el rechazo a la estrella que venía de ser villana fue muy notorio. Amén de que la actriz no se caracteriza por ser la mejor, sino una de las mujeres mas hermosas y sensuales de la empresa Televisa.

Designan a Pedro Fernández como el protagonista masculino y todo se viene al suelo. Para una mujer hermosa hay que ponerle un hombre hermoso también. Así se maneja la cosa y Pedro no lo era. La telenovela se caracteriza en muchas ocasiones por esta insignia cuando no se ven actores al frente de un proyecto, sino solo belleza física. Pero ambos sí estaban en perfil: la mujer rica y hermosa y el hombre de colonia popular que escala en su trabajo.

La telenovela ocupa el horario de Lo Que la Vida Me Robó que les dejaba audiencia arriba de los 26 puntos. La nueva saca 20 puntos y así lo va ocupando al paso de los meses. Hubo ciertos picos de 22, 24 y se coló por ahí un día a 26 para después volver a sus 21-22 puntos en horario estelar.

Plumas de escritura entraban y salían, (Kary Fajer, Gabriela Ortigoza, David Mascareño, Francisco Renfijo, Jaime Arturo Díaz) no hallaban cómo subir el rating que tanto necesitan porque de eso viven. Hay que cobrar a los anunciantes y decirles que les paguen millones por anunciar el jabón zest, pan bimbo, coca cola y sabritas porque la telenovela tiene el rating más alto y sus productos se venderán como panecillo caliente, y venderla al extranjero como lo mejor del siglo. Además de los egos que se manejan en las empresas que son fuertísimos.

Hasta el Fin del Mundo, el naufragio del barco estelar

Pero no sucede así y la telenovela se empieza a convertir en un muy mal trabajo. Si había trabajo pero estaba pero mal hecho.

Entonces empieza una desbandaba de actores. Se van Pedro Fernández, María Rojo y Jaime Moreno por distintas razones cada uno y se rompe una liga. Eso siempre causa desconcierto en el público pero aquí no importó mucho. Podía salir la protagonista y no pasaba nada. La historia no estaba gustando.

Escogieron una mala historia, conflictos predecibles, actuaciones viejas. Desde el primer capítulo ya se sabía cómo iba a terminar.

Hay rescate en el naufragio del barco estelar. Alejandro Tommasi como Fausto Rangel, el homosexual sin vida propia. Una nueva sustitución de la “nana” que suelta textos de “niña no haga eso”, “niña, qué va a desayunar”, “pero niña eso es muy peligroso”. Ahora ya no soltaba esos textos viejísimos sino otros mientras se tapaba la boca y había, mano sobre mano, esperar a que les pasara algo a los demás personajes para entrar en acción y cubrirlos con su chalina. Su trabajo fue muy bueno.

Roberto Vander merece mejores cosas, merece que le den un personaje como en Senda de Gloria. Eddy Vilard si lo cuidan puede dar mejores resultados. Roberto Ballesteros quien viene de mejores telenovelas, en comandante de policía no había para dónde hacerse.

Y la estupenda dirección de cámaras de Gabriel Vázquez Bulman y Alejandro Frutos. Sacaron tomas preciosas pero también fue mucho el valor cuando tuvieron que poner la cámara en los suelos para grabar a un cerdito valiente que sirvió para matar el tiempo en pantalla.

Hay que darle un fuerte aplauso a la producción porque al mes ya sabían que era una de las malas telenovelas de todos los tiempos y no reculearon. Buscaron, metieron, sacaron, gritaron, apachurraron para sacar el trabajo y que estuviera al aire aunque sea enchinchando.

Puff, saca Hasta el Fin del Mundo 21.7 puntos de rating final de domingo. Final predecible, de esos que al otro día ya no se acuerda nadie de él. Malísima audiencia. No se hicieron los cambios pertinentes en su debido momento: cambiar Yo No Creo en los Hombres a la noche y bajar la producción de Nicandro Díaz a la tarde. A lo mejor le hubiera ido mejor. Dos horas de final de telenovela mala no podría sacar más. Dos horas es mucho, porque solo 20 fueron rescatables, todo lo demás fue paja predecible.
Hasta el Fin del Mundo, el naufragio del barco estelar
Deben haber mejores historias para el remake. En México las tenemos. No hay explicación de por qué las están comprando cuando aquí hay desde 1958, es decir, mil telenovelas.

Tienen que hacer volver a vivir a la telenovela mexicana. Trabajen que para eso les pagamos (nosotros compramos el jabón zest, el pan bimbo y las sabritas).

Nicandro Díaz no es el peor productor de Televisa pero se está ensuciando mucho. Viene haciéndolo y eso no es buena señal. Que se vaya de vacaciones a la playa, haga un hoyo en la arena y que deje que el sol le dé en la cara. Ya que después vuelva. Es verdad que quedan muchas espinas en el corazón. Que hay rabia y quieren volver lo más pronto posible a sacársela. Mejor es que se relajen. Ya vendrán tiempos mejores.

¿Cuál sigue? Lo Imperdonable.
Hasta el Fin del Mundo, el naufragio del barco estelar
Sigue a De Telenovela Ayer y Hoy en Facebook en esta liga

Te recomendamos...

1 Comentario

  1. jonathan dice:

    Quiero indicar que la historia no es malo, el problema fue la mala adaptación, dentro de esta pobre nueva historia no fueron caoaces de adaptar una historia que atrapo a argentina y se convirtió en uno de los programas mas visto del pais sudamerican8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *