Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

Las lecciones de Rastros de Mentiras

Desde Brasil llegó la telenovela Rastros de Mentiras para entretenernos con un estilo de producción diferente y para mostrarnos, dentro de su historia, aspectos típicos de la vida en ese país sudamericano.

Cuestiones locales del lenguaje y la geografía, y cuestiones científicas (que no nos corresponde comprobar si son válidas o no) fueron algunas de las cosas que Rastros de Mentiras nos dejó como legado.

1. A las mujeres interesadas les llaman “pirañas”

La bella Aline (Vanessa Giácomo) comenzó su participación cuando entró a trabajar al Hospital San Magno como asistente del doctor César Khoury (Antonio Fagundes), director del establecimiento. Día tras día la hábil mujer fue conquistando al médico, que le doblaba la edad, hasta enamorarlo completamente. Para todos los que les rodeaban era obvio que Aline estaba tras la fortuna de la familia Khoury y la llamaban “piraña”.
Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

2. La palabra “cachorra” es un término ofensivo

El personaje de Félix (Mateus Solano) resultó un maestro para los apodos. A su hermana Paloma (Paolla Oliveira) la llamaba “mi dulce”, a su padre César le decía “papi soberano”, a su madre “mami poderosa” y sus ocurrentes frases quedaron grabadas entre sus fans. Pero Félix no era solo adulaciones. A su secretaria Simone (Vera Zimmerman) la llamaba “cachorra” y la mujer se retorcía del coraje.
Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

3. Para encontrar ofertas en Sao Paulo hay que visitar la calle 25 de Marzo

Si algún día planean visitar Sao Paulo y quieren encontrar ofertas, tal parece que la calle 25 de marzo es el lugar ideal para las baraturas. La 25 de Marzo es una de las calles peatonales más transitadas de la ciudad y ahí es donde Marcia (Elizabeth Savalla) instalaba su carro de hot-dogs. Félix inició ahí su carrera como vendedor callejero.
Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

4. Es posible provocar una ceguera temporal utilizando ingredientes domésticos

El maquiavélico plan de Aline para vengarse de César no solo consistió en vaciarle las cuentas bancarias sino que literalmente lo cegó. Utilizando ingredientes de uso casero mezclados con whisky, Aline logró elevar el nivel de azúcar en la sangre de su marido hasta provocarle la ceguera.
Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

5. Se puede obtener la información de quién tocó una tela después de 10 años

Una de las circunstancias más increíbles de la telenovela fue el hecho de que Bruno (Malvino Salvador) guardó la chalina que envolvía a Paulita recién nacida cuando la encontró en la basura y jamás la lavó. Según la telenovela, la prenda tenía las huellas digitales o el ADN de Félix y así se comprobó que fue él quien dejó a la bebé abandonada.
Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

Disfruta todos nuestros artículos sobre Rastros de Mentiras dando click en esta imagen:

Las 5 cosas que aprendimos de Rastros de Mentiras

Te recomendamos...

3 Comentarios

  1. Altairpr dice:

    La chalina tenia sangre del parto y el ADN se mantuvo por más de 12 años. Eso puede ser cierto. En la novela nunca se dijo que el ADN era de Félix.

  2. Pedro dice:

    La palabra cachorro/a se traduce al español como perro/a. Cachorro en portugués es únicamente un perro de cualquier edad. No se aplica a ningún otro animal por ser joven. El personaje se enojaba tanto porque llamarla cachorra es como decirle perra. Lo que pasó es que como la palabra es larga al doblar sobraría movimientos labiales, así que prefirieron doblar “sin traducir” y muchos hispanohablantes quedaron sin entender por qué es ofensivo decirle cachorro/a a alguien. ¡Saludos desde Brasil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *