Amor de Barrio. Crítica de la semana de estreno.

En todo barrio hay una pobre niña rica

Con tan solo media hora diaria durante su primera semana de transmisiones Amor de Barrio ha destacado por su buena ejecución.

El productor Roberto Hernández había estado en la banca desde Heridas de Amor (2006) y ahora rescató dos libretos que Ernesto Alonso produjo en los años 70: Paloma (1975) de Marissa Garrido y Muchacha de Barrio (1979) de Fernanda Villeli.

Aunque sea un refrito-remix hay que reconocer a Hernández que haya revisado el catálogo de telenovelas antiguas de Televisa para traernos unas que estaban olvidadas.

Amor de Barrio es la historia de dos amigas, Paloma (Renata Notni) y Laura (Alejandra García), quienes viven en una vecindad y son víctimas de los errores del pasado de sus padres.

Paloma es abogada y mesera. Vive con su padre y hermano sin saber que su madre Blanca Estela (Julieta Rosen) está en la cárcel pagando por un crimen que no cometió. Blanca Estela fue condenada por haber matado a su jefe, el marido de la malvada Catalina López-Reyna (Marisol del Olmo). Por azares de la vida Paloma se propone hacerse cargo del caso de Blanca Estela y al mismo tiempo conoce y se enamora de Daniel (Mane de la Parra), el hijo de Catalina.
amor de barrio capitulo 5 paloma daniel casi beso renata notni mane de la parra
Laura aún no termina la carrera y vive con Rosa su madre alcohólica (Montserrat Marañón) y su padrastro Edmundo (Manuel Landeta). Rosa mantiene en secreto la identidad del padre de Laura quien es Ariel (Juan Carlos Barreto) el hermano de Catalina López-Reyna. Laura conoce a Raúl (Pedro Moreno) supuesto hijo de Ariel y se enamoran a primera vista. Por otra parte Tamara (Jessica Coch) la madrastra de Raúl tiene una doble vida y de noche trabaja como prostituta en el bar La Luciérnaga donde trabajan también Laura y su madre. Cuando Raúl y Tamara se conocen también surge entre ellos cierta atracción.
amor de barrio capitulo 3 laura meetcute raul alejandra garcia pedro moreno
La historia dio inicio con flashbacks sobre cómo Blanca Estela fue a dar a prisión y su relación con su amiga Rosa y con Catalina y Dalia, esposa y amante de su jefe respectivamente. En esta etapa destacó el uso del blanco y negro con colores solo en ciertas áreas para dar una atmósfera del pasado. La única conocida era Emma Escalante quien personificó a Catalina. El utilizar actrices más conocidas en estas breves escenas hubiera dado más realce a las mismas. Recordemos las breves apariciones de Ariadne Díaz y Michelle Renaud al inicio de El Color de la Pasión.

Al ser capítulos recortados no se han presentado los créditos de entrada, pero la secuencia de salida con todos los personajes bailando en el bar con la pegajosa canción Golpes que Da la Vida les quedó excelente.

La fotografía se ha visto muy dinámica mostrando tomas aéreas de la Ciudad de México y del barrio donde viven las protagonistas, así como en el bar donde conviven varios de los personajes.

La ambientación luce muy acogedora. Desde el pobre departamento donde vive la familia de Laura hasta la mansión donde Raúl conoce a su madrastra Tamara.

El guion busca imprimirle realismo a la vida cotidiana de los personajes. Así las amigas principales se hablan de “vieja”, tienen que hacer fila con cubeta cuando les cortan el agua y viajan en metro. El empate entre las dos historias pasa desapercibido para el auditorio.

Varios de los personajes pasan sus noches desvelándose en el bar La Luciérnaga. Si este tipo de antros cierran hasta la madrugada ¿cómo le hacen para andar tan frescos de día? Esta trama del ambiente nocturno se antoja más para un horario más tarde.
amor de barrio capitulo 3 cabaret la luciernaga
De manera inintencionada existen numerosas similitudes con la última adaptación de Yo No Creo en los Hombres: las protagonistas viven en una vecindad y se enamoran de chicos ricos; los conflictos principales provienen de problemas del pasado; hay una millonaria malvada que quiere destruir a los pobres; y por último en ambas actúa Cecilia Toussaint.

El actor Manuel Landeta reveló en una entrevista que están trabajando sin apuntador y se nota. Esta manera de actuar se ve más natural pero hay que tener cuidado. Hay momentos en que los diálogos se empalman y otros en que hay silencios embarazosos. Probablemente sea cuestión de ensayar más y de que los mismos histriones se vayan acostumbrando conforme avance la historia.

Renata Notni está espléndida en su papel de Paloma. Es muy bonita y se nota que ya trae tablas tras todos los papeles secundarios que ha realizado. Ale García como la otra muchacha de barrio resulta un excelente complemento protagónico como la cómplice y confidente de Paloma.

Pedro Moreno emana un aire de sensualidad y en su encuentro con su joven madrastra se dejó ver que esa pareja echará chispas. El más desencajado del cuarteto principal es Mane de la Parra. ¿Nomás porque usa bata siente que ya está actuando como doctor? ¡Se nota que no sabe ni poner una inyección! El director de escena tendrá que cuidarlo mucho.

El eterno personaje de rica popofona perversa le tocó a Marisol del Olmo y lo hace bien pero nos queda la duda de por qué actúa con los brazos levantados como si estuviera oreándose los sobacos.

Manuel Landeta está trabajando muy bien en su manera de hablar como pelado de arrabal y Montserrat Marañón se está robando escenas con su conflicto de alcoholismo.

Jessica Coch luce fabulosa en sus dos papeles: la distinguida dama de sociedad Tamara y Monalisa, la mujer de la vida galante. También van los aplausos a Claudette Maillé quien es Delfina, su diabólica dama de compañía.

Ya se va la Muchacha Italiana pero llegaron las Muchachas de Barrio.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Amor de Barrio dando click en esta imagen:

amor de barrio logo

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *