Telenovelas vs Soap Operas

En todo el mundo hay una historia de amor

El pulso entre estos dos géneros es una historia que ha sobrevivido a lo largo de los años y cada uno se encuentra arraigado en la cultura de la cual proviene, arrastrando desde ahí seguidores y detractores.

Para entender un poco más lo que uno y otro representa, es importante tomar en cuenta sus orígenes, sus similitudes y diferencias.

La Soap Opera es por definición el melodrama de la cultura anglosajona. Las más conocidas para nosotros en Latinoamérica, son las producidas en los Estados Unidos, pero Australia, Canadá e Inglaterra también hacen su aporte. Este estilo surge en la radio hacia los años 30, pero en televisión debutó en la NBC hasta 1949. Una de las más conocidas y longevas soap operas es Days of Our Lives, la cual en este 2015 cumplirá 50 años al aire.

En este video del tributo por el 50 aniversario de Days of Our Lives a partir de 0’57 podemos apreciar desde el más tierno romance hasta una mujer endemoniada levitando sobre una cama.

Los hispanos entre tanto tenemos las Telenovelas como medio de expresión de nuestra esencia cultural. Es por ello que cada país, busca generar sus propias historias para reflejar su idiosincrasia. A lo largo de los años hemos tenido diferentes países abanderados dentro de este género. Tal es el caso de Venezuela, Brasil, Colombia y México, siendo este último el principal productor en la actualidad. Como dato curioso la telenovela también surge en la radio, en la isla de Cuba. Al llegar la televisión en los inicios de la década del 50 el género es importado inmediatamente.

Aquí tenemos la primera de tres partes del especial 50 Años de Lágrimas de ATV.

Tanto la telenovela como la soap opera, comparten un estilo melodramático cuyo objetivo son las audiencias populares y producir en ellas el mayor numero de emociones. De igual forma, coinciden en que son emitidas en capítulos diarios. Comparten además el hecho de que son formatos exitosos pero criticados con la misma vehemencia.

No obstante, más allá de los detalles comunes, tienen varias diferencias. Una de las más importantes, es el tiempo que duran al aire. Las telenovelas tienen un número finito de capítulos, mientras que la soap opera está pensada para no tener fin. Eso influye enormemente en la percepción que el público puede tener acerca de un género u otro. Para el televidente anglosajón representa toda una vida siguiendo la misma trama, mientras que para los latinos la telenovela se convierte en referente de cierta etapa concreta de su proceso vital. Cada generación ha estado marcada por melodramas que se han convertido en referentes de su época. Por ejemplo la década de los 80 recuerda la maldad de doña Catalina Creel en Cuna de Lobos; mientras quienes crecieron en los 90 mantienen intacto en su mente el éxito arrasador de Thalía en su trilogía de Marías (María la del Barrio, Marimar y María Mercedes).

Ayer y hoy. Los actores de las soap operas sí que pasan los días de sus vidas en las pantallas de televisión. Estos personajes de Days of Our Lives han durado décadas al aire.

Otra diferencia es sin duda el reconocimiento de los actores que intervienen en cada una. Para quienes participan en la soap opera, su trabajo no les conduce a grandes logros posteriores en la mayoría de los casos, y por el contrario les encasilla en un solo papel practicamente para siempre. Sin embargo, hay quienes han roto las reglas. Este es el caso de reconocidos actores de Hollywood que iniciaron sus carreras en este género. Por mencionar algunos Demi Moore, Meg Ryan, Juliane Moore y hasta latinos famosos como Ricky Martin han tenido su momento en este tipo de melodramas.

En el caso de las telenovelas, el trabajo de los actores es examinado con lupa, y la calidad del mismo puede determinar el éxito futuro de cualquier actor llevándolo incluso a alcanzar otros niveles como el cine o el teatro. Lo extenso de la soap opera obliga a quienes participan en ella, a permanecer bajo la sombra de un solo personaje mientras que quienes hacen telenovelas, tienen la posibilidad de recrear infinidad de caracteres y darle rienda suelta a todo su talento. Pero como para gustos los colores, hay quienes escogen no variar sus posibilidades, y se encasillan en un determinado estereotipo de personajes. Aquí encontramos ejemplos claros como Laura Zapata o Carmen Salinas. Ellas eligieron quedarse en un mismo molde, y por tanto en todos sus trabajos las vemos representando mujeres casi idénticas, en carácter y estilo.

En los últimos tiempos hemos visto como el género surgido en Cuba ha logrado traspasar barreras de idioma o estilo, permeando la sociedad anglosajona con telenovelas tan reconocidas como Yo soy Betty la Fea. Esta historia de origen colombiano alcanzó tal reconocimiento que fue vista en diversidad de países, no solo de habla hispana. Y como si fuera poco se convirtió en una de las primeras del género en inspirar remakes alrededor del mundo.
Telenovelas vs Soap Operas
Mas allá de características comunes o disímiles entre Telenovelas y Soap Operas, y apartándose de idiomas o situaciones culturales, queda claro que el televidente es fiel a este tipo de géneros que le enfrentan a sus sentimientos y emociones, y que ponen ante sus ojos una realidad humana que va mas allá de barreras lingüísticas o espacios geográficos.

Angélica Herrera
Twitter: @angiehe
Email: acherrer@hotmail.com

Te recomendamos...

2 Comentarios

  1. natascia dice:

    pues la soap son inovadora ..però prefiero las novelas..porque prefiero ver una novela donde una historia d’amor tiene un inicio y una fin,..no me gusta ver algo que puede sobravivir a me…

  2. José dice:

    Nadie ve las “Soap Operas” ya que siempre están en inglés, hay fans que la ven y la traducen, pero no tiene sentido ver algo así y pierde la gracia, es como ver una serie de Disney en inglés y con subtítulos. Por eso los latinos tenemos nuestras telenovelas y ellos su “Soap Operas”, esa producción que lleva 50 años al aire, de seguro tuvo altibajos (como actores fallecido, actores que ya están muy viejos entres otros), pero igual siguen al aire, pero bueno, no me quiero imaginar a las personas que siguen esa Soap opera desde que inició, es que realmente es muy difícil seguir la serie, yo ni sé como hicieron los televidente de televisa con “El amor tiene cara de mujer” que tuvo 700 capítulos. En fin. Estuvo bueno el artículo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *