Caminos de Guanajuato. Crítica final.

Llegó la hora del último trago

Conocida internacionalmente como Olvidé Que Te Quería, la telenovela Caminos de Guanajuato de TV Azteca llegó a su final sin alargues aburridos y sin historias de relleno.

El escritor Luis Felipe Ybarra convirtió las tres temporadas de la serie española Gran Reserva en 90 capítulos manteniendo todo el tiempo la intriga y el suspenso. La acción que en España se desarrollaba en la zona de La Rioja, en México se trasladó a Guanajuato. Las familias centrales que en España se apellidaban Cortázar y Reverte, en México se volvieron los Coronel y los Rivero.

Considerada una telenovela corta, la duración de 90 capítulos de Caminos de Guanajuato fue perfecta para contar la historia de la rivalidad entre dos familias vinateras. A pesar de ello, el desenlace y el cierre de todas las tramas abiertas se sintieron precipitados.

(Spoilers) En el capítulo final Florencia (Iliana Fox) es rescatada por Gilberto (Erik Hayser) y Rómulo (Alberto Guerra), y Ramón (Israel Amescua) va a dar a la cárcel. Mar (Mayra Sierra) y Pascual (Fabián Corres) se reconcilian mientras que a Sonia (Cinthia Vázquez) le tienden una trampa y es detenida por haber matado a Rosaura (Claudia Lobo). Melchor (Álvaro Guerrero) sufre una accidente cerebrovascular y queda con la mitad del cuerpo paralizado. Los hermanos Gilberto y Rómulo se reconcilian y éste acepta cumplir con la condena por sus crímenes. Alba (Vanessa Acosta) y Freddy (Marco Pérez) reciben a la personita que les concedieron en adopción, pero no es un bebé sino un adolescente. Julia (Pía Watson) muere atropellada. Chavero (Emilio Guerrero) detiene a Freddy quien sigue diciendo que puede jurar sobre la Biblia que es inocente. Melchor en silla de ruedas, da un sentido discurso en las bodegas Coronel ante un público invisible pero llega Chavero a detenerlo por el asesinato de Alonso Rivero (Rodolfo Arias) teniendo como testigo a Gilberto. Finalmente en los viñedos se lleva a cabo la boda de Florencia y Gilberto de una manera sencilla.
Caminos de Guanajuato. Crítica final.

Caminos de Guanajuato. Crítica final.

Ver una serie en formato de telenovela es un placer. No es necesario esperar toda una semana para el siguiente capítulo. No es necesario esperar meses para la siguiente temporada. Las series son más dinámicas por la forma en que fueron concebidas pues en una temporada de al menos 12 capítulos no hay cabida para la paja. En los cambios de temporada se cierran tramas y se abren otras nuevas con otros personajes. Los que salimos ganando somos los consumidores de series adaptadas a telenovelas pues podemos disfrutar todas las temporadas en capítulos diarios. Esta manera de apreciar los contenidos está siendo explotada por compañías de streaming al ofrecer las temporadas completas de series desde su estreno.

En el caso del final de la telenovela estelar de TV Azteca se percibió un ritmo acelerado pues de repente el comandante Chavero metió a casi todos los malos a la cárcel y no se supo qué fin tuvo el asunto del gaseoducto. También algunos que tuvieron sus malas acciones como Darío (Claudio Lafarga), Alba y hasta Gilberto, quedaron redimidos de toda culpa.

Como un todo, la primera producción de Javier Pons Tubio en México funcionó con altos estándares de calidad. Sin derroche de vestuario y encapsulada en un mundo minimalista, Caminos de Guanajuato inició con un misterio pero fue incorporando los deseos y pasiones de todos los personajes.

Aquí no hubo tramas paralelas, ni historias de relleno, vaya ni siquiera existieron los típicos problemas de la servidumbre de las telenovelas. Todo el tiempo el eje central fue la vida de los Coronel.

En ocasiones la trama avanzaba súbitamente de una escena a otra dejando al espectador con dudas de lo que había sucedido. Estos brincos en libreto tienen sus pros y sus contras. A su favor es que la trama avanza y no se estanca, pero en contra tiene que las cosas no quedan claras a la primera.

La música incidental merece una mención especial. Todos los pasajes sonoros utilizados por Daniel Torres contribuyeron a crear una atmósfera de misterio y suspenso para enmarcar el mundo de las traiciones familiares.

Tanto la dirección de escena de Walter Doehner y Víctor Herrera como la dirección de fotografía de Jorge Medina y Miguel del Valle resultaron impecables.

A pesar de todos los conflictos familiares y económicos, la pareja protagónica consiguió imprimir el toque romántico necesario en las telenovelas. Iliana Fox nos regaló una Florencia trabajadora, tierna y segura de sí misma. Erik Hayser como Gilberto fue un gran atractivo visual pero debe seguir preparándose para soltarse en las escenas y mostrar más garra.

Todos los actores del elenco realizaron adecuadamente su labor pero hubo algunos que sobresalieron en personajes únicos que sacaron los mejor de ellos.

Sylvia Sáenz como Olivia Peñalosa. Fría en su trabajo pero candente en su vida personal, las escenas de la abogada Olivia con Melchor y con Gilberto mostraron a una Sylvia Sáenz que no conocíamos.

Fabián Corres como Pascual Coronel. ¡Qué gran actor! Corres se despojó por completo de cualquier papel que hubiera realizado anteriormente y se apropió de Pascual, un hombre tímido que vivía a la sombra de sus hermanos. Su lenguaje corporal, sus gestos y su forma de hablar hablan de un actor comprometido con su personaje y cuidadoso de no repetirse a sí mismo.

Alejandra Lazcano como María Clara Portillo. La Lazcano empezó muy joven en papeles secundarios y ha realizado varios estelares. Ahora le tocó ser un personaje secundario con grandes conflictos que la llevaron a la locura. María Clara logró gran empatía con el público porque fue una víctima de los Coronel, ella no se movía por la maldad pero el destino le jugó chueco y terminó en la cárcel.

Cinthia Vázquez como Sonia Flores. Sonia fue uno de los personajes más odiados pues hacía cosas terribles pero navegaba con bandera de víctima y si el público odia a un personaje es porque lo interpreta una gran actriz.

Marco Pérez como Alfredo “Freddy” Calles. Solo conocíamos a este actor por la película Gloria donde hizo un buen trabajo en el papel de Sergio Andrade, ahora nunca lo olvidaremos por su Freddy. Al inicio de la telenovela Pérez mostró a un Freddy exagerado, como esforzándose demasiado para llamar la atención. Con el paso de los capítulos se fue mesurando y al final nos tenía en la bolsa. Sus intervenciones y puntadas fueron ganándose la simpatía del público y cuando un villano le cae bien al público es porque lo interpreta un gran actor.
Caminos de Guanajuato. Crítica final.
Finalmente, el gran señor Álvaro Guerrero que con su Melchor Coronel se llevó todas las palmas. Malo, sarcástico, protector, astuto y un largo etcétera de adjetivos describen al patriarca de la familia Coronel. Este hombre a quien se le ponía en frente se lo barría y el capítulo final fue la apoteosis de su actuación. Simplemente por actuaciones como la suya en el final, grandes actores han sido nominados (Robert de Niro en Despertares) al o ganadores (Daniel Day-Lewis en Mi Pie Izquierdo) del Oscar. Cuando un villanazo así le da lástima al público es que detrás de él está un gran actor.
Caminos de Guanajuato. Crítica final.

Aplausos de pie y gracias a todos los involucrados en este proyecto por brindarnos este gran producto.

Para los fanáticos de este tipo de historias ya se está adaptando a telenovela otra serie de Ramón Campos y Gema R. Neira, los mismos autores de Gran Reserva. Se trata de Gran Hotel, producción de Roberto Gómez Fernández para Televisa, que será estrenada en 2016.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Caminos de Guanajuato dando click en esta imagen:
Caminos de Guanajuato. Crítica final.

Te recomendamos...

2 Comentarios

  1. natascia dice:

    sobra Dario, Alba y Gilberto pienso lo mismo..no me gustò para nada que tuvieron un final feliz..los 3 tambien deberia estar en la carcer..sobratodos Gil porque destrozo la vida a muchissima personas..no me gusto para nada que MariaClara se fue en la carcer,..mejor en una clinica por recuperarse..no me gusto para nada como enfrentò ( o mejor no enfrentò ) Gil la muerte de Ceci..MariaClara fuera obsesionada..y el. despues funeral..nada ,. olvidada..su unica obsesion es Flor..que deverdad un personaje muy griz..los Buenos de esta novela fueron los malos!

  2. Manolo Lourdes dice:

    Excelente, reseña muchas felicidades!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *