A Que No Me Dejas, crítica al arranque de la Etapa 2

Nueva etapa, nuevo elenco

Colgándose de la fama de la que gozan actualmente las series gracias a los servicios de streaming, la producción utilizó la palabra “temporada” para delimitar el cambio de etapas en la historia de A Que No Me Dejas.

Así como A Que No Me Dejas y su original Amor en Silencio hay muchas historias que se desarrollan en periodos de tiempo distintos y siempre se les ha denominado etapas. Las etapas de las telenovelas suceden de forma continua. Que no nos vengan ahora con lo de telenovelas por temporadas porque sencillamente no hubo ningún lapso de tiempo entre las dos partes. Lo de la segunda temporada es una tomada de pelo de la gente de mercadotecnia. A Que No Me Dejas es una telenovela en dos etapas y se acabó.

Aclarado el punto continuemos con el análisis de lo nuevo que nos presenta este guion de Martha Carrillo, Cristina García y Denisse Pfeiffer.

Valentina (Camila Sodi) ya es toda una mujer y vive en Los Ángeles con su amiga Fernanda (Ela Velden). Desde que su abuelo Gonzalo (Arturo Peniche) la envió a Estados Unidos, jamás regresó a México.

La mayor alegría de Valentina es Mauricio (Ignacio Casano), con quien solo se comunica a través de su computadora. Mau es la mano derecha de su también abuelo Gonzalo y se dedica al buceo en su hotel, apropiadamente llamado Mauva por su nombre y el de Valentina.

Gonzalo está retirado y vive con su comadre Raquel (Cecilia Gabriela), quien sigue su tratamiento para el Alzheimer, y con su hija Nuria (Laura Carmine), quien quedó coja y más amargada que en la etapa 1.

Fernanda es hija de Angélica (Erika Buenfil) pero por alguna razón fueron separadas años atrás y ambas buscan reencontrarse.

Alan (Juan Pablo Gil) está saliendo con Fernanda y se impacta al conocer a Valentina pues es idéntica a su media hermana Paulina (Camila Sodi). El también aprendiz de chef se entera de la tragedia de Paulina y Adrián (Osvaldo Benavides) y se lo cuenta a su madre Mónica (Lisset) y a su hermano René (Brandon Peniche) quien buscará vengarse de los Murat.

Tobías (Adriano), el hijo de Beto (Luis Fernando Peña) y Chelo (Gabriela Zamora), reniega de sus padres y conoce en la escuela a Fabricio (Jaime de Lara), el hijo de Jaime (Moisés Arizmendi) y Gisela (Adanely Núñez).

También veremos la historia de Osvaldo (César Évora), un directivo del hotel, y de Carolina (Jade Fraser) y su madre Ileana (Martha Julia), dos mujeres arribistas que harán lo que sea por asegurar su futuro económico.

A Que No Me Dejas, crítica al arranque de la Etapa 2

El concepto de la segunda etapa de A Que No Me Dejas es ya conocido: una historia nueva, de corte más juvenil, manteniendo a algunos personajes con los que ya nos habíamos familiarizado.

Todo el equipo de producción sigue siendo el mismo. Hasta los descuidos de dirección siguen siendo los mismos.

Los dos elementos distintos en la segunda etapa son la ambientación que ahora ya es de 2015 y la canción de entrada, un nuevo tema de Alejandro Sanz que francamente no fue de nuestro agrado.

Para el nuevo casting no les importó la diferencia de edades entre los personajes infantiles de la primera etapa y la lógica de la historia. Ahora todos son jóvenes de más o menos la misma edad.

La caracterización del paso del tiempo avejentó a Arturo Peniche, Cecilia Gabriela, Lisset y a los actores que representan al personal de servicio pero Laura Carmine y Moisés Arizmendi lucen igualitos después de 17 años.

Brandon Peniche y Adriano están encasillados en los mismos papeles de siempre de jóvenes rebeldes e inconformes. ¿No hay novela en que Adriano no tenga pleito con sus padres?

Camila Sodi como Valentina está luciendo más creíble en esta etapa. Ya no es dulce y sufrida, ahora es rebelde e impulsiva y lo está haciendo bien.

Ignacio Casano se desenvuelve naturalmente en el papel del sordomudo. A veces el personaje de Mau resulta demasiado empalagoso pero recordamos que así era también el original Ángel que hizo Omar Fierro. El doblaje no es lo que esperábamos, pero creo que nos acostumbraremos conforme pase el tiempo.

Curiosamente Ela Velden nos causa conflicto pero en el buen sentido. ¡Es que en cualquier momento parece que le va a brotar lo italiana!

La que sí se salió de su zona de confort fue Jade Fraser en el papel de Carolina. Ahora como villana tendrá más oportunidades para demostrar sus dotes de actriz.

Gracias a Eric Vonn tenemos una buena historia para seguir disfrutando. Esperamos que ser de lo menos peor de la barra de telenovelas no limite a la producción y se esfuercen por brindarnos una telenovela de calidad.

Disfruta todos nuestros artículos sobre A Que No Me Dejas dando click en la siguiente imagen:
A Que No Me Dejas, crítica al arranque de la Etapa 2

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *