La Vida Sigue. Crítica final de la telenovela

Un festín para los sentidos

TV Azteca abrió el horario de las 4 de la tarde para telenovelas iniciando con la linda historia brasileña La Vida Sigue producida en 2011.

La Vida Sigue es la historia de dos hermanas que se enamoran del mismo hombre en distintos tiempos y a través de muchas lágrimas y sinsabores tienen que encontrar la forma de seguir unidas y de definir realmente a quién pertenece su corazón.

(Spoilers) En el capítulo final la pequeña Julia (Jesuela Moro) está grave con una crisis de hepatitis y requiere de un trasplante de hígado. Las posibles donadoras son su abuela Eva (Ana Beatriz Nogueira) y su tía/madre Manuela (Marjorie Estiano) siendo esta última la que finalmente da una parte de sí a la pequeña. Las hermanas Ana (Fernanda Vasconcelos) y Manuela se reconcilian en un cálido abrazo fraternal y Julia se salva tras la exitosa operación. Cada uno de los personajes va encontrando la felicidad a su modo. Gabriel (Eriberto Leão) renuncia a Manuela al aceptar que ella no lo ama. Ana y Rodrigo (Rafael Cardoso) reconocen que lo suyo fue un fugaz amor de juventud. Manuela y Rodrigo se quedan juntos y Ana y el doctor Lucio (Thiago Lacerda) comienzan una nueva vida.

Emotiva y lacrimógena como debe ser, la telenovela de Rede Globo La Vida Sigue complementó las tardes de melodrama de TV Azteca como antesala a Lo Que Callamos las Mujeres.

Aplaudimos la edición compacta que transmitieron pues de esa forma evitan que el espectador se aburra con las tramas secundarias ligeras que suelen tener las telenovelas brasileñas.

Aplaudimos también las actuaciones de las protagonistas Fernanda Vasconcelos y Marjorie Estiano. Hace mucho que no admirábamos un drama fraternal tan conmovedor como el de ellas.

Los galanes Rafael Cardoso, Thiago Lacerda y Eriberto Leão tampoco se quedaron atrás. Junto con las muchachas superaron la prueba de un grupo de jóvenes que con las sorpresas de la vida rápidamente se vuelven adultos.

El conjunto de la bella música, las acogedoras escenografías, las exuberantes locaciones y esa fotografía cálida con elementos desenfocados en primer plano y la acción al fondo hicieron de La Vida Sigue un festín para los sentidos.

Las últimas escenas del capítulo final cuando Rodrigo y Ana reflexionan sobre todo lo que les había sucedido y cómo enfrentarían el futuro fueron poesía pura.

Bravo por esta aparentemente pequeña y sencilla historia, lo más grande quizá fue el mensaje que nos dejó.

Y después de La Vida Sigue pues la vida sigue.

Disfruta todos nuestros artículos sobre La Vida Sigue dando click en esta imagen:

La Vida Sigue. Crítica final de la telenovela

Te recomendamos...

2 Comentarios

  1. Altair Vega dice:

    Eliminen los spoilers, please.

  2. Laura dice:

    Me gustaba esa novela, la verdad lo vi en Colombia también en el mismo horario que la de Azteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *