Corazón Que Miente. Crítica final de la telenovela

Estafa de Amor en el siglo XXI

Dignamente terminó Corazón Que Miente, la primera telenovela corta de la nueva era en Televisa. Con tan solo 72 capítulos de una hora, esta historia reunió por tercera ocasión a Thelma Madrigal con Pablo Lyle. Anteriormente habían actuado juntos en Por Siempre Mi Amor y en La Sombra del Pasado.

La historia original fue Estafa de Amor de Caridad Bravo Adams pero en esta adaptación se utilizaron los libretos de Cuauhtémoc Blanco y María del Carmen Peña para Laberintos de Pasión.

El final de esta historia tuvo que ser programado en sábado a las 10 de la noche debido a que los espacios del domingo se encontraban ocupados por el futbol y el programa La Voz.

(Spoilers) En el capítulo final Leonardo (Diego Olivera) muere por la herida de bala. Eduardo (Gerardo Murguía) quiere reconciliarse con Lisandro (Emmanuel Palomares) y Karla (Jessica Mas) pero termina preso por todos los delitos que cometió. Karla encuentra un nuevo pretendiente. Rafaela (Lourdes Reyes) quiere conseguir un trabajo profesional pero termina en un burdel. Demián (Alejandro Tommasi) es capturado por la Interpol y es encarcelado. En la cárcel se pelea con Rogelio (Alejandro Ávila) y caen desde una altura considerable. Rogelio muere y él queda postrado en una cama. Antonio (Rubén Cerda) le revela a Mariela (Thelma Madrigal) que es su padre y después de un tiempo se reconcilian. Santiago (Federico Ayos) le propone matrimonio a Lety (Fátima Torre). El policía corrupto (Benjamín Islas) se suicida en la cárcel. A Mireya/Renata (Dulce María) le amputan las piernas tras un accidente automovilístico. Céfiro (Arturo Muñoz) se reencuentra con sus hijas y Julio (David Palacio) se quiere ligar a una de ellas. La constructora Quadrum vuelve a la normalidad y anuncian la construcción de un hospital tal como lo había deseado el abuelito de Mariela. Al final se lleva a cabo la boda de Mariela y Alonso (Pablo Lyle).

corazon que miente capitulo 68 renata telefono dulce maria

Corazón Que Miente logró mantenerse a buen nivel durante toda su transmisión. Los libretos de Antonio Abascal, Carlos Daniel González y Dante Hernández supieron transportar el ambiente rural de Laberintos de Pasión al ambiente urbano de Puebla.

El equipo de Mapat demostró que en menos capítulos y con tramas añadidas como la de Lisandro y Cristian pudieron hacer un producto al menos decente y entretenido. No hubiera estado mal que mostraran más creatividad al adaptar la disputa medular pues los pleitos por terrenos y con constructoras de por medio ya están más que vistos. También ya muy visto el final donde la protagonista es secuestrada pero bueno a ver si algún día logran hacer algo diferente.

Volviendo a la historia de Lisandro y Cristian, casi hubo momentos en que adquirió la misma importancia que la de la pareja principal. Lo suyo fue un romance moderno y aquí subrayamos la palabra romance dejando fuera el morbo.

La acertada dirección de escena de Mauricio Rodríguez y José Elías Moreno, los mismos de La Sombra del Pasado, logró que olvidáramos las villanías de Thelma Madrigal en su anterior telenovela. Pablo Lyle en esta ocasión mostró un mejor desempeño al interpretar a un joven urbano.

Vestuario y locaciones son áreas que el equipo de Mapat ya tienen dominadas y ahora estuvieron manejadas de una manera más coherente a pesar de que era obvio que la mansión Ferrer no estaba ubicada en Puebla. En el capítulo final se utlizó la misma locación turística para ambientar tanto donde fue capturado Demián como donde terminó Rafaela.

El cuadro de actores no desmereció la telenovela. Todos estuvieron bien pero sobresalió el trabajo de Helena Rojo, Alejandro Tommasi y la villanísima Lourdes Reyes.

En el reparto juvenil apreciamos varias revelaciones empezando por Federico Ayos quien ocupó a la perfección su papel coestelar de Santiago Ferrer. Emmanuel Palomares y David Palacio también lograron llamar la atención. Tal parece que el programa unitario Como Dice el Dicho es una buena plataforma de despegue de nuevos talentos.

Dulce María resultó una buena adición al elenco pues aunque no brilló por su actuación sí logró destacar con su llamativa presencia brindándole un aura de misterio a su personaje de la falsa Renata.

Ojalá que en su próxima producción el equipo que armó esta telenovela se arriesgue a presentarnos una historia original.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Corazón Que Miente dando click en la siguiente imagen:
corazon que miente logo

Te recomendamos...

1 Comentario

  1. yo soy luz dice:

    Solo comentar,que si bien la novela estuvo entretenida, por favor solo se les pide que cambien los finales de la clasica boda, hubiera sido mejor mejor verlos ya casados y haciendo su vida como una pareja normal, sin que pasen los años y los hijos y todo eso.
    La reconciliación llegó hasta el capítulo final, y eso quitó tiempo valioso para que se disfrutara más la pareja.
    Lo que sí se reconoce es que tanto Thelma como Pablo, tienen buena química y relación de trabajo y eso se agradece por que sus escenas no fueron las clásicas cursis sino muy naturales.
    Ojalá y se arriesguen hacer novelas originales por que actores buenos tienen solo falta un poco de imaginación.
    Gracias por una novela corta sin tanto drama,y directa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *