Un Camino Hacia el Destino, tan falsa como una moneda de 3 pesos

Introducción

No profundizaré mucho en esto así que al grano. Terminó este domingo Un Camino Hacia el Destino, protagonizada por los “talentosos actores”: Paulina Goto y Horacio Pancheri… ¿y?

No voy a decir nada de su final puesto que ya lo han comentado, así como la carente estructura de personajes y de las incongruencias de trama. Yo sólo voy a fijarme en lo externo.

Hace tres años, cómo dolía la cabeza cuando en internet se decía que una producción de la “maestra” Nathalie Lartilleux era la telenovela por excelencia. En realidad era una desgracia, un homúnculo de la nostalgia llamado Corazón Indomable, que ahora ya nadie se acuerda de ella. Por si fuera poco, en ese año, las cosas eran un poco más descaradas. A Ana Brenda Contreras la dejaron como sustituta de Lucero en un comercial de productos de cabello y hasta le dieron el protagónico de la telenovela estelar de la barra en 2015, Lo Imperdonable, que fracasó, por cierto. ¿Ahora qué sucede con Un Camino Hacia el Destino? ¿Es el éxito de éxitos?

Tan falsa como una moneda de 3 pesos

No sé qué podría ser lo más raro aquí, si la extraña adaptación de la “intelectual de izquierda” María Antonieta ‘Calú’ Gutiérrez, los recortones y cambiazos que ponía la excéntrica francesa Nathalie Lartilleux, la pareja protagónica de opacos actores Paulina Goto y Horacio Pancheri o el villano escaso de talento interpretado por René Strickler. Hay algo más extraño a todo eso… y es que al menos en internet, unos la tratan como si hubiera paralizado a México en 2016.

Algo así sucedió con Corazón Indomable. Sin embargo en ese tiempo los ratings eran difundidos y se mantenían sólidos. A los medios les daba vergüenza que esto fuera lo que liderara pero igual le daban un poco de su espacio. Y tal como ocurre en 2016, la telenovela más distinta de la barra que era Mentir Para Vivir, era la más aplaudida pero la minimizaban bastante.

Curiosamente el remake de Marimar quedó a cargo de Carlos Romero, quien puso de todo un poco y a diferencia de la Calú, tiene más alma. Lamentablemente cuando su jefa la Lartilleux pone lo escrito a escena, se ve una chafez extrema. Para colmo terminan subiéndole el ego al cacarear que esto es lo que triunfa.

Corazón Indomable, si es que tuvo realmente éxito, fue porque le hace sombra a un clásico ya sonado, Marimar. Esta telenovela la repiten a diestra y siniestra cada vez que se les ocurre como a las otras dos “Marías” de Thalía, es algo ya sonado… ¿Acaso no es lógico que la nostalgia revive al público? Si una retransmisión de una telenovela que ya la ves hasta en la sopa es éxito, pues el remake también lo sería… no por bueno, sino porque abre la curiosidad, el morbo y si está peor actuado que su versión antecesora… da más risa, por eso esta clase de cosas se olvidan al año, porque carecen de alma.

Si eso fue hace tres años pues me da risa que consideren que Un Camino Hacia el Destino, fue la telenovela líder del 2016, por favor. Para empezar, es otro refrito y de una de las historias más sonadas de TV Azteca llamada La Hija del Jardinero, que por cierto, sí logró dejar un legado en su empresa.

En La Hija del Jardinero las villanas interpretadas por Gabriela Vergara y Alpha Acosta pasaron a la historia de la dramaturgia televisiva del Ajusco, mientras que la protagonista Mariana Ochoa, se despojaba en esos tiempos de ser solamente la cantante para ser uno de los rostros más bellos de la televisora. La canción de entrada que cantaba junto a Armando Manzanero era bastante sonada. ¡Aquí sí hablamos de éxito!

En Un Camino Hacia el Destino se metieron personajes. Al final Candela Márquez fue mejor reconocida por los medios por una relación que tuvo tras bambalinas con un comediante que por su papel de Isabela. Ana Patricia Rojo sigue siendo Ana Patricia Rojo. Paulina Goto quizá medio ganó algo en todo esto… aún no lo sé del todo… y pues el tema de entrada… sin comentarios.

¿Saben que fue lo afortunado de todo esto? Que los medios la ignoraron como una telenovela más y en Televisa en lugar de creerse los mejores del mundo, le dieron la publicidad tan uniforme como al resto de las telenovelas de su barra. El final de la telenovela lo celebraron como se celebra a cualquier cosa y eso, antes de su reality show estelar dominical, que por cierto es fracaso.

Que haya sido la telenovela con una cifra mayor no quiere decir nada. Como a veces hay doble moral en el asunto, para una cosa sí hacemos caso a la veracidad de ratings y otras veces no… ¿No se supone que la empresa de San Ángel empezó a tener miedo con sus cifras que hasta las ocultaron? Hasta en los medios se dijo “No hay ratings”. Ahora de la nada vuelven a salir por arte de magia y dicen que Un Camino Hacia el Destino era la líder del país.

Un Camino Hacia el Destino, tan falsa como una moneda de 3 pesos

En otros tiempos Un Camino Hacia el Destino hubiera sido tan fracaso como todo el resto de la barra actual de Televisa. O por lo menos, medio cumplidora pero no digan que era la consentida del público, porque distó mucho para serlo… La producción era tan pobre, que ni la inversión se afecta ahora que se fue… la telenovela se va en silencio como todas las que se van a ir de la empresa de ahora en adelante, no es la del año ni nada por el estilo, es tan sólo un churro más que abarcó un horario, que por cierto ahora ocupa La Rosa de Guadalupe. ¿No qué era muy exitosa? ¿Entonces por qué no dejar enganchados al público con una sucesora? Esto solo nos habla de la terrible y profunda crisis que tiene Televisa.

Para finalizar, si todo fracasa ya en la televisora de San Ángel, el que Un Camino Hacia el Destino haya sido, según lo más visto, es una representación gráfica de la audiencia tan poca que todavía se quedó en Televisa para consumir sus productos. Obviamente no es un segmento de la población nacional o extranjera que se chute bien tranquilo Downton Abbey. Con mucho respeto, pero es la verdad… no hay de otra… a lo que sigue…

Disfruta todos nuestros artículos sobre Un Camino hacia el Destino dando click en esta imagen:

Un Camino Hacia el Destino, tan falsa como una moneda de 3 pesos

Te recomendamos...

2 Comentarios

  1. Mony dice:

    Me acuerdo que cuando la estrenaron yo sí me sentaba todas las tardes a verla y me gustaba la trama, después por cuestiones de horario ya no la pude ver y poco a poco la fui olvidando y un día la puse y Amalia estaba paralitica, Fernanda en casa del abuelo peinada como la princesa Leia, Carlos con la misma jeta de siempre, el papá de Fernanda pegándole a la amante, etc
    Otra vez deje de verla un tiempo y cuando la volví a ver Amalia ya caminaba, Fernanda estaba en la carcel y resulta que ahí pario a su bastardo, después vive otra vez con el abuelo , la amiga de Fernanda se disfraza de Mónica Naranjo y se va a vivir a la calle,etc

    Como que metieron de toooooooooodo en la novelas hubo cosas bastante extrañas para los que no la veíamos diario parecía que la novela había cambiado completamente su esencia hasta el punto de meter al jardinero a un manicomio
    Fue una novela súper rara que empezó bien linda (bueno excepto las partes donde René Strickler salía con cola de caballo) y termino siendo un churrote

  2. daniuska sanz dice:

    no no amigo lo corrijo usted no puede hablar mal de una novela sin verla completa ademas esa es una de las novelas de las cuales me an encantado y no creo que las novelas nombradas ayan sido una vergüenza para la prensa si no ke siempre hay personas ke si algo no les gusta kieren ke todo el mundo las odie solo xke a esas personas las odia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.