Lo bueno de El Hotel de los Secretos

Un melodrama muy contenido

Ya terminó El Hotel de los Secretos, una producción de Roberto Gómez Fernández. Primero, lo primero. Van los aplausos para sus guionistas: María Renée Prudencio, Gerardo Pérez Zermeño, Carlos Pascual y Carmen Madrid quienes lograron crear historias alternas para rodear la que traía el original Gran Hotel, además de ubicarla al terreno mexicano. Fue un gran trabajo estirar el original para que entrara en el formato deseado: telenovela.

Televisa le apostó a este producto, se arriesgaron, los resultados los tiene cada quien. Se aventaron al ruedo sabiendo que ese no era su público.

La gran producción no escatimó en lograr una estupenda ambientación, diseño de arte, vestuario, locaciones, peinados, fotografía y música.

Lograron juntar un elenco de primera línea. Pasaron por ahí Diana Bracho, Daniela Romo, Irene Azuela, Enrique Singer, Luis Couturier, Ximena Herrera, Juan Ferrara, Claudia Ramírez, Silvia Mariscal, Queta Lavat, Jesús Ochoa, Jorge Poza, Juan Carlos Barreto, Eduardo España, Regina Blandón, Fernanda Borches, Pablo Cruz Guerrero, Juan Verduzco, Luis Gatica, Lucía Guilmain, Moisés Arizmendi, Joshua Gutiérrez, Claudia Ríos, Alejandro de la Madrid, Hugo Macías Macotela y muchos actores en personajes de menor participación, pero muy profesionales.

Aplausos muchos para Carlos Rivera, Ilse Salas y Dominika Paleta. Su trabajo fue esplendoroso. Andrés, Belén y Sofía son tres personajes inolvidables.

Mil gracias porque la mantuvieron como estaba, sin enloquecerla en busca de falso rating.

Lograron un suspenso desde el principio con altas y bajas sobre la muerte de Cristina Olmedo (Ximena Herrera), el asesino del cuchillo de oro, Benjamín (Luis Couturier) y “el segundo asesino”, Sofía (Dominika Paleta).

La historia de Jacinto y Violeta (Joshua Gutiérrez y Arantza Ruiz) agarró tal fuerza que bien pudo comerse mucho de la telenovela.

Belén (Ilse Salas) se robó la atención de todos. Desapareció de la historia y regresó instalada en protagonista. Todos se quedaron con la boca abierta cuando apareció de mucho lente y del brazo del hermano del dueño del hotel.

Otra cara, distinta a las que maneja Televisa fue protagonista: Irene Azuela.

Magnífico el trabajo de la dirección de escena a cargo de Francisco Franco y Ana Lorena Pérez Ríos quienes junto a sus directores de cámaras Vivian Sánchez Ross y Daniel Ferrer la hicieron de una calidad indiscutible.

Contaron una historia directa, sin sacarse de la manga contra-historias alejadas de todo el entorno que la traicionaran.

Los personajes de doña Teresa y Ángela, dos estelares maduras que fueron todo el eje de la historia. Todo giraba en torno a ellas. Las interpretaron Diana Bracho y Daniela Romo.

Controlaron todo el melodrama, no se fueron al extremo, todo estaba muy contenido, como en cine. No hubo villanos cacle-cacle. Lograron atmósferas de suspenso solo en imagen, sin textos.

El Hotel de los Secretos es la mejor producción del año en Televisa, en lo que se refiere a telenovelas.

Disfruta todos nuestros artículos sobre El Hotel de los Secretos dando click en esta imagen:

el hotel de los secretos logo

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *