Cuestión de Honor. Crítica final de la telenovela

La muerte no perdona

La telenovela turca Cuestión de Honor es una prueba de que el melodrama no está peleado con las tramas policiacas. Esta historia que originalmente se transmitió en 2014 tuvo su dosis de balazos pero el amor romántico y fraternal siempre prevaleció por encima de todo.

Cuestión de Honor es la historia de los hermanos Yigit (Kerem Bürsin) y Emir (Şükrü Özyıldız) quienes llegan a vivir a Estambul por los deseos de su madre. Su padre se suicida cuando un mal hombre le hace una jugada chueca y Yigit jura vengarse. La venganza toma tintes más dramáticos cuando su madre se vuelve loca. La vida de los dos hermanos se mezcla con la de tres chicas que viven en el mismo barrio y el amor los toca a todos. A lo largo de la telenovela vemos como Yigit se va por el camino del mal y Emir permanece del lado de la justicia.

(Spoilers) En la parte final de la telenovela pudimos ver la conclusión de la escena inicial cuando Elif iba a ser devuelta a Yigit por sus secuestradores. Como recordarán así dio inicio la historia y luego nos remontaron a los hechos del pasado. Finalmente Elif es rescatada por Emir y Yigit pero éste último es herido. Paralelamente Kübra (Burcu Biricik) da a luz a un niño. Yigit agoniza a la mitad del camino de regreso a la ciudad y después de despedirse de su hermano y de su hija, muere. El resto del capítulo todos los personajes se lamentan su muerte. Kübra y Emir viajan a la ciudad de origen de la madre de los hermanos para enterrarlo de acuerdo a su última voluntad. Se da a entender que ahí se establecen para iniciar una nueva vida. En la última escena escuchamos a Elif ya con 18 años reconocer a Yigit como su padre durante una visita a su tumba.

Cuestión de Honor. Crítica final de la telenovela

Esta historia originalmente se transmitió en capítulos de dos horas. En el capítulo final de una hora que vimos en México se perdió el impacto que pudo haber tenido si lo hubieran transmitido en el formato original. En una hora solo vimos la muerte de Yigit y a todos lamentándose lo cual llegó a ser tedioso. Lo más emocionante ya había ocurrido en el capítulo del viernes.

Lo más conmovedor del capítulo final fue el mensaje que da el alma de Yigit justo después de morir cuando una parvada de aves cruza el cielo:
Cuestión de Honor. Crítica final de la telenovela

México fue uno de los primeros países latinoamericanos que tuvo el privilegio de disfrutar esta telenovela que nunca decayó. Cada capítulo fue conciso y avanzaba la trama sin recurrir a rellenos.

La dualidad de los hermanos Kilic casi divide a la audiencia. Yigit con su lado rebelde, macho, duro mientras que Emir con su rectitud, nobleza y paciencia, confrontaron a más de un grupo de amigos que batallaron para decidir un bando en los enfrentamientos de estos muchachos.

La trama tuvo pocos personajes y todas las actuaciones estuvieron estupendas. La emotiva música ayudó a darle a Cuestión de Honor esa atmósfera de drama que forzosamente sabíamos que no podía terminar felizmente para todos.

El equipo se merece muchos aplausos por haber logrado escenas bien cuidadas que requirieron de estudio y planeación y que además estuvieron dentro de la lógica. Aquí no hubo escenas bizarras como la muerte de Lisa (Laura Carmine) en el río, en la mexicana Vino el Amor.

Encuadres, música y actuaciones se conjuntaron de manera perfecta para hacer de los capítulos de Cuestión de Honor verdaderas joyas. El gran pero a esta transmisión fue la canción latina que metieron a fuerzas como entrada. En redes sociales se dejó ver que no era del agrado de la mayoría de los televidentes.

Por el momento Sila será la única telenovela turca que se podrá encontrar en televisión abierta, pero bien vale la pena buscar otros títulos a través de internet. Los éxitos turcos merecen ser vistos y nosotros como audiencia nos merecemos productos de alta calidad.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Cuestión de Honor dando click en esta imagen:

Cuestión de Honor. Crítica final de la telenovela

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *