Cuestión de Honor, que no sea el fin de las turcas

Qué honor disfrutar de este trabajo

Gran acierto tuvo TV Azteca en continuar con las series turcas después del éxito que tuvieron con ¿Qué Culpa Tiene Fatmagül? pese a haber anunciado su original unitario Un Día Cualquiera. Escuchando a su público siguieron con Cuestión de Honor, originalmente Seref Meselesi con apenas 26 capítulos de dos horas en su versión original y que llegó a su fin con un muy buen sabor de boca.

Nos dejan con ganas de que sigan transmitiendo estas series turcas tan diferentes a lo que estábamos acostumbrados a ver, pero no será así porque parece que el Ajusco ya tiene sus planes definidos en otra dirección.

Cuestión de Honor empezó sin mucha fuerza pero en la primera semana se hizo diferente, más audaz, irreverente, algunas veces te dejaba con el alma en la boca.

Contó con una trama rápida, demasiado rápida además de un muy buen atractivo visual tanto femenino como masculino, aunado a la excelente musicalización (exceptuando el tema de entrada que no era el original) y a las increíbles locaciones ya bastante típicas de las series turcas.

También pudimos admirar una estupenda fotografía y efectos especiales. Así podría seguir escribiendo un sinfín de adjetivos que la caracterizaron por sobre la competencia, manteniendo al espectador con ganas de más, siempre expectante.

A veces el drama daba giros inesperados. Nunca fue predecible, nada fue calculado y por ello se lleva las palmas de los fieles seguidores de TV Azteca quienes seguimos queriendo más de estas series.

La historia cuenta la llegada a Estambul de la familia Kilic buscando llevar una vida mejor. Padre, madre y dos hermanos; el padre hace un mal negocio con un personaje no muy confiable y termina suicidándose y con esto, la familia queda en la ruina; a la mamá literalmente de tanto dolor se le fue el avión, excelente la actuación de la señora Zeliha (Tilbe Saran) y el drama de los dos hermanos que llegan a Estambul con sueños de querer hacer algo bueno con sus vidas se hizo evidente ahí cada vez más, tomando caminos por separado: Emir (Sükrü Özyildiz) a lo legal y Yigit (Kerem Bürsin) a lo ilegal.

En este drama del chico bueno y del chico malo ni el bueno es totalmente bueno, ni el malo totalmente malo. Se muestran como seres humanos, tal cual son, reales, pasando de ser villano a ser víctima en cuestión de honor, nooo, en cuestión de segundos.

También están las chicas Sibel (Yasemin Allen), Kübra (Burcu Biricik) y Derya (Sükran Ovali) quienes a veces se muestran muy nobles y a veces no tanto y se enredan con estos chicos e igual, a veces son villanas, a veces son las víctimas, dando giros y giros a la trama.

Sin embargo los hermanos siendo rivales de profesión siguen siendo eso, hermanos. A veces se odian dadas las circunstancias pero siempre regresan al llamado de la sangre; siempre serán hermanos.

Igualmente las chicas, que se conocían desde pequeñas, a veces se odian pero terminan arreglando sus diferencias, después de todo crecieron juntas como hermanas.

Una excelente historia de amor que subrayó la unión familiar en un marco desarrollado en el mundo de la mafia y del sistema policial turco. Tuvo un inesperado final y hasta en eso cuidaron de todos esos pequeños detalles, siempre lo hicieron.

Dramatismo puro en su máxima expresión… esa conmovedora escena de Elif que habla con su padre… en su tumba… sin palabras. ¡¡Aplausos!!

Me despido hasta que a TV Azteca se le pase su berrinche y vuelva con las turcas en su horario estelar.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Cuestión de Honor dando click en esta imagen:

Cuestión de Honor, que no sea el fin de las turcas

Te recomendamos...

4 Comentarios

  1. Rosario Macías dice:

    Hola yo no soy muy fan de las series turcas, pero este final me conmovió mucho ! Me hizo recordar al de Rastros de Mentiras, aunque el de esta es más triste, ya que Félix y César fue más esperanzadora.

  2. Alberto Velasco dice:

    Cuestión de Honor no fue programada por Azteca para complacer a su público, sino porque no tenían listo su unitario Un Día Cualquiera. Lo que menos hizo Azteca fue promocionar y, sobre todo, valorar, esta gran serie, Cuestión de Honor.

  3. ROSARIO CRISTERNA dice:

    Te felicito por tu comentario tan acertado. Definitivamente no ha sabido escuchar TV AZTECA a su público que ya tenía cautivo desde hace muchos años y me cuento entre ellos. Las series turcas han sido de lo mejor que han pasado y ya cambié a canal de imagen tv por las series turcas que están transmitiendo. Tv Azteca se durmió en sus laureles, ya tenían ganado con las series turcas. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *