¿Qué le falta a Vino el Amor?

Menos pose y más sudor

Le falta sangre, sudor y lágrimas a Vino el Amor para que amarre a más audiencia.

Esta producción de José Alberto Castro no logra que creamos en la ambientación puesto que todos los actores “juveniles” aparecen listos para modelar portada de revista o hacer comercial de vino, en lugar de irse a trabajar al campo. Se necesitan personajes hombres, cabrones que trabajen la tierra, la uva, que desaten pasiones, que se les vea el sudor saliendo el cuerpo. Nomas nos presentan a modelos de pasarela enseñando músculo. Eso no sirve para nada.

Gabriel Soto se volvió actor desde que Eric Morales lo dirigió en Yo No Creo en los Hombres y es el único de este remake que está haciendo personaje. Soto lucha porque haya conflicto, por darle vida a los textos, ya tiene dicción, ya trabaja en escena, pero no le están ayudando sus compañeros.

Al guion de Janely E. Lee le falta un apretón para que dé el estirón. En capítulos pasados, utilizaron una artimaña bien vieja, una villaneja ponía una joya en la ropa del personaje de Cynthia Klitbo para que le echaran la culpa y la corrieran. Y ahí van los personajes a buscar en las garras nuevecitas de la Klitbo y encuentran la medalla de María Isabel y se armó el traca traca. Esa anécdota de tan vieja apestó la pantalla.

Los personajes andan desperdiciando el amor en celos y en que la protagonista le regaló una hebilla para el cinturón a Soto. Eso pasó hace un par de semanas y mientras son peras o son manzanas uno le cambia de canal.

Que venga el amor de verdad y que se avienten los barriles de vino rojo en la cara para que nos hagan vibrar. Le falta polémica a Vino el Amor. Qué se den un agarrón en plenos viñedos para que se ensucien las ropas todos.

No crece en emociones Vino el Amor. Algo le pasa porque se presta para estar mucho más interesante.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Vino el Amor dando click en la siguiente imagen:
¿Qué le falta a Vino el Amor?

Te recomendamos...

1 Comentario

  1. Rita dice:

    Jajajjajaja Me encantan tus criticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *