Perseguidos, la primera impresión

Corre José Vicente corre

El descaro de hacer copias al carbón de teleseries colombianas continúa con Perseguidos (antes El Capo) que estrenó Imagen TV después de varias postergaciones.

La narcoserie con clasificación C se transmite en el horario de las 9 de la noche y es original de Gustavo Bolívar, el creador de Sin Tetas No Hay Paraíso.

En el capítulo de arranque nos presentaron al capo José Vicente (Mauricio Islas) quien vive en una hacienda acompañado de su buena esposa Guadalupe (Marisol del Olmo). Al equipo que protege al capo lo interpretan Sara Maldonado, Miguel Rodarte, Gerardo Taracena y Claudio Lafarga. La amante del capo es Irán Castillo. El asunto que detona la acción es la inminente captura del capo por parte de las fuerzas militares. Alguien les da el pitazo justo cuando el capo está teniendo relaciones con su amante y todos huyen a un bunker que se encuentra bajo un lago dentro de la misma hacienda. A Guadalupe la tienen que drogar para dormirla tras la impresión de encontrar a su marido con otra mujer en la cama. Ya que están en el bunker el celular de Guadalupe empieza a sonar alertando así a los militares de que ocurre algo extraño bajo el lago.

Perseguidos, la primera impresión

Una vez más los delincuentes son los héroes de una historia y ahora hasta adoran a una gran imagen de la Virgen de Guadalupe hecha en oro. Los protagonistas están en peligro y deben huir de las fuerzas que pretenden vigilar la ley y el orden.

El planteamiento del grupo fugitivo, el bunker y el celular delator es interesante pero lástima que los “perseguidos” o sea los “buenos” son un grupo de malhechores y los persecutores o sea los militares son los malos de la historia.

Todo el capítulo sucede en un lapso muy corto de tiempo y la acción es lo que mueve a la trama.

El guion está calcado del original colombiano. Aquí una muestra de la versión original que se transmitió en Colombia en 2009 y que se vio a través de televisión de paga en México.

  

Las actuaciones de los artistas principales nos parecieron un tanto solemnes y teatrales, como si apenas estuvieran calentando motores para soltarse de verdad. Con diálogos como “hay una diferencia entre casi e imposible… y esa es la vida”, Mauricio Islas se monta al burro de los narcofilósofos.

¡Lo que nos urge ver es que la esposa y la amante se deschonguen en el bunker!

Veremos qué tal sigue Perseguidos. ¿Valdrá la pena ver un remake casi idéntico?

Disfruta todos nuestros artículos sobre Perseguidos en esta liga:
Perseguidos, la primera impresión

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *