Mi Marido Tiene Familia, una buena… dramedia

mi marido tiene familia boda julieta zuria vega robert daniel arenas descargar capítulos completos videos online youtub dailymotion

La familia ante todo

En Mexico ya es una tradición que los productores hagan comedias. Unos fallaron desde el principio como Emilio Larrosa, con su Libre para Amarte (2013) o después del arranque como en Amores con Trampa (2015). Otros como la productora Rosy Ocampo mantuvieron la línea y junto su equipo de produccion realizaron buenas comedias como Por Ella Soy Eva (2012) y Qué Pobres Tan Ricos (2014).

El caso del productor Juan Osorio es un poco diferente porque ha tenido altas y bajas en su producción de telenovelas, ya sean melodramas o comedias. Recordamos Mi Corazón es Tuyo con la cual se llevó el máximo Premio TV Y Novelas en 2014 pero tambien la fallida Sueño de Amor con la que se hundió poco a poco y ni queremos mencionarla pero hay que hacerlo. Este año llegó a Las Estrellas una adaptacion de una serie coreana con el titulo de Mi Marido Tiene Familia, un remake de un gran exito coreano del año 2012, conocido en el mundo bajo varios nombres (Inesperadamente Tú/My Husband Got a Family) y con un palmarés de premios y nominaciones en el país.

Hacer comedia no es nada fácil para los actores ni tampoco adaptar un drama que viene de un país asiático totalmente diferente en cultura y costumbres de México. Tampoco es una cosa que se hace de un día para otro. En esta época en que la situación de Televisa no es tan buena y el público cada día se vuelve más selectivo, se necesitan buenos actores, un escritor inventivo y un buen equipo de producción para lograr el éxito.

Mi Marido Tiene Familia nos recuerda a esas grandes producciones que tenían como tema principal la familia y que se hicieron en los años 90 y en el principio de los años 2000 en todo el mundo. Imperio de Cristal (1994), Sunset Beach (1997, Estados Unidos), Passions (1999, Estados Unidos), Numai Iubirea (2004, Rumania) o mucho más tarde, Donde Está Elisa (2010, Estados Unidos) o La Rosa Negra (2013, Turquía). Todas fueron dramas que impactaron a los televidentes en su momento. Si hablamos del mundo cinematográfico, producciones que brillaron tocando el tema de hijos perdidos por diferentes circunstancias de la vida, fueron Todo Sobre Mi Madre (España, 1999) la cual se llevó el Oscar o El Sustituto (Estados Unidos, 2008) con Angelina Jolie.

La adaptación de esta historia a formato de telenovela ha sido bien cuidada y no ha caído en el ridículo como otras producciones de Osorio en donde ha fallado alargando la historia o metiendo actores para hacer participaciones especiales. Aquí no es el caso. De momento la novela va bien. Mi Marido Tiene Familia tiene situaciones cómicas en las manos de René Casados especialmente y también alrededor de otros miembros de la familia Córcega.

Hemos visto a una pareja protagónica conformada por dos jóvenes casi listos para dar el gran paso y casarse pues llevan mucho tiempo juntos. Zuria Vega (estupenda) es una buena actriz que ha hecho drama y comedia y que maneja de una manera adecuada el papel en las situaciones cómicas pero más en los momentos dramáticos como fue la pérdida de su bebé. Por otra parte Daniel Arenas (bien), quien viene de proyectos donde no brilló tanto como actor protagónico por tratarse de novelas donde la mala adaptación de las historias tampoco lo dejó imponerse (La Gata, 2014).

Por primera vez estamos viendo a la primera actriz Diana Bracho (excelente) -quien nos acostumbró a papeles de villana- ahora en rol de mujer buena, humilde y simple a la vez. Una mujer que sufrió una vida entera culpándose de la pérdida de su único hijo varón. ¡Qué gran peso! Imagínense para una madre qué dolor aguantó tanto tiempo sin saber nada de su amado niño. Diana Bracho tomó muy bien el papel y a pesar de que en un principio tuvo más escenas cómicas poco a poco se dio el drama y la señora lo maneja como mejor sabe porque tiene en su haber papeles que marcaron la historia de las telenovelas mexicanas (Cadenas de Amargura, 1991).

Doña Silvia Pinal (muy bien) encarna a la matriarca de la familia, la autoridad. Ella representa a la mentalidad tradicional, la cual transmitió a sus nueras y ahora pretende hacer lo mismo con sus nietas y con Julieta a la vez. Tiene muy buena química, tanto con Blanca (Diana Bracho) como con el resto de la familia.

Las otras actuaciones están regulares. Rafael Inclán como el padre dolido y cabeza de familia y las tres hijas de la familia que se encuentran en etapas diferentes de la vida. La mayor es Marisol y Jéssica Coch se come el papel demostrando lo buena actriz que es. La madurez de Marisol se convirtió en un periodo difícil por culpa de su marido. Daniela (Laura Vignatti), quien en un principio nos dio la impresión de que era lesbiana por su manera de vestir y su actitud, se enamora de un joven, Gabriel, (regular Juan Pablo Minor). Los dos hacen muy buena pareja y sostienen a la protagónica por el hecho que ellos sí tuvieron un encuentro y una historia de amor que vimos desde el principio. Finalmente la villana joven Linda (Jade Fraser), quien está haciendo de niña malcriada y mimada, papel que nos recuerda a su trabajo en Hasta el Fin del Mundo (2014). Cabe mencionar que tiene muy buena química con Federico Ayos, Bruno en la historia.

Y hablando de villanas, vamos por Ana interpretada por Lola Merino, una mujer con problemas psicológicos a quien se debe la desaparición del niño Juan Pablo/Robert. Lola es una buena actriz pero casi siempre la han puesto en papeles secundarios siendo opacada por otros actores. Por esa limitación no ha podido demostrar todo el talento que tiene. Con Mi Marido Tiene Familia le llegó su momento y si no aprovecha este papel, no creo que haya muchas oportunidades en el futuro. En esta historia se requiere todo de su parte como actriz para salir adelante y hasta ahora lo está haciendo muy bien. Es la antagonista, una mujer con una debilidad mental muy grande pero que no llega a la locura todavía. El momento de su gran confesión ya pasó y después vimos la guerra entre ella y los Córcega y también la lucha que se está dando dentro de sí misma. La Merino tiene química con la pareja protagónica e inspira a la vez temor y pena. Si los escritores la ayudan puede resultar un trabajo memorable con el papel de la tía Ana. Tenemos que mencionar que el productor tiene buen ojos para elegir sus villanas, hablando de una sensual Mónika Sánchez en Salomé (2001) o Daniela Castro en el papel de la rencorosa Rosario Córdoba en Mi Pecado (2009).

Los otros actores de reparto cumplen con su trabajo dentro de la historia. Tenemos a una Olivia Bucio, gran actriz que después de dos proyectos en que en mi opinión no tenía que estar, viene con un papel cómico y sí que se mantiene bien. Luz María Jerez y Regina Orozco hacen buen trabajo como las entrometidas hermanas de Blanca. A la primera por fin alguien le dio un papel que la sacó de su zona de confort lo cual es muy importante para un actor.

El elenco joven está formado por Federico Ayos, a quien los directores tienen que darle más impulso. Creo que le vienen mejor los tipos de papeles que hizo en sus dos proyectos anteriores. Aquí lo veo un poco incómodo pero es joven y tiene que aprender. En su última novela Juan Pablo Minor hizo pareja con una actriz con la que no tuvo mucha química y fue opacado también por los demás actores. Ignacio Casano sinceramente merece papeles con más importancia porque es un actor mucho mejor que otros que ya están protagonizando novelas, en cambio a Emilio Osorio no se le da bien el papel de niño pobre que se preocupa para mantener a su futuro hermanito.

Mi Marido Tiene Familia, una buena... dramedia

La dirección está bien en las manos de Héctor Bonilla y el equipo que se encarga del guion está haciendo su trabajo sin poner a los actores en situaciones ridículas o teniendo diálogos cursis, al contrario el libreto está bien cuidado y los actores cumplen con su trabajo.

Considero que la entrada es un punto negativo con sus escenitas, música y créditos. Se pudo haber hecho algo diferente, como un álbum de familia que se abre y así los televidentes podríamos ver fotos de cada uno de los personajes. Pero nunca es demasiado tarde y el equipo nos puede sorprender con una segunda entrada ahora que ya en el elenco se incorporaron actores nuevos. Esto también tiene su lado preocupante. Hemos visto al primer actor Eric del Castillo quien se merece un buen descanso. Angelli Nesma lo ha ocupado en todas sus novelas recientes y es cansino.

También podemos notar que las edades de los actores no corresponden con los papeles que hacen. Si Juan Pablo desapareció desde chiquito y pasaron 34 años, ahora tiene unos 40 pero Daniel Arenas aparenta menos. Igual Laura Vignatti quien parece de unos 25 y su papel es de una mujer mucho mayor. Existe una discordancia pero es ficción y la vamos creyendo tal cual. Si en las producciones de Salvador Mejía, un Sergio Sendel o Eduardo Yañez hicieron papeles de jovencitos siendo cincuentónes, aquí un par de años mas no molestan mucho.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Mi Marido Tiene Familia dando click en la siguiente imagen:
Mi Marido Tiene Familia, una buena... dramedia

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *