Josué y la Tierra Prometida. Crítica de la semana de estreno

josue y la tierra prometida logo grande

Josué recargado

Josué y la Tierra Prometida terminó este mismo año en Brasil y ahora forma parte de la parrilla de programación de Imagen TV como sucesora de la exitosa Moisés y los Diez Mandamientos.

Siguiendo el mismo orden que el Antiguo Testamento su antecesora terminó con sucesos inspirados en el libro del Deuteronomio y esta continúa en el libro de Josué.

La telenovela comenzó con el sitio de Jericó, ciudad insignia de los cananeos. Los hebreos rodearon sus murallas hasta que los sonidos de sus trompetas lograron derribarlas. En ese momento la acción cambió a unos meses atrás para mostrarnos cómo se gestó la invasión. Josué (Sidney Sampaio) está concentrado en cumplir la palabra de Dios mientras que dos mujeres Aruna (Thaís Melchior) y Samara (Paloma Bernardi) se disputan su afecto. Por otra parte aunque los cananeos gobernados por el Rey Marek (Igor Rickli) y la Reina Kalési (Juliana Silveira), están seguros de sí mismos, tienen miedo de la inminente invasión de los hebreos.

Josué y la Tierra Prometida. Crítica de la semana de estreno

Esta secuela de Moisés y los Diez Mandamientos fue escrita por un equipo diferente y se nota. En lo que vimos la primera semana los nuevos personajes son más terrenales y menos contemplativos. La acción inicial se centra en un solo objetivo: la guerra contra Jericó.

A Josué lo vemos ahora con más personalidad, más madurez y más fuerza que antes. El cambio no es solo en el personaje sino en la caracterización del actor Sidney Sampaio.

Las escenas ambientadas en la corte de los reyes de Jericó sí que dan miedo. El equipo de caracterización logró un excelente trabajo creando los vestuarios, accesorios y diseño de maquillaje para hacerlos ver siniestros. En algunos capítulos vimos cómo se preparaba todo para un ritual con un sacrificio humano y vaya que impactaron.

Pero no todo podía ser bueno. La que quedó a deber es la historia amorosa de Josué pues nos remite al cliché máximo de todas las telenovelas latinoamericanas: la Cenicienta. La bella Aruna supuestamente es una aguerrida mujer pero en su casa es toda dócil. Su madrastra Leia (Beth Goulart) y su hermanastra Samara la explotan y se burlan de ella. Además la madrastra insiste en endilgarle a Samara a Josué pero él parece preferir a Aruna.

En fin, se viene otra larga historia en el horario de las 7 de la noche en Imagen TV. A los que se engancharon con Moisés seguramente les va a gustar.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Josué y la Tierra Prometida dando click en esta imagen:

Josué y la Tierra Prometida. Crítica de la semana de estreno

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *