El Sultán, una gran lección de calidad desde Turquía

el sultan suleiman halit ergenc hurrem vaide percin final

Una joya histórica

Con el nombre original de El Magnífico Siglo (Muhtesem Yüzyil),el proyecto de El Sultán nos entregó una gloriosa parte de la historia del imperio otomano.

Con un guion adaptado magistralmente a telenovela o serie como algunos le quieren llamar por Meral Okay, nos muestra la vida del Sultán Suleiman (Halit Ergenc) quien gobernó ese vasto imperio y lo hizo crecer entre los años de 1520 al 1566.

Entre la verdad y la ficción se desarrolla la trama con una perfecta línea de tiempo. Suleiman (Halit Ergenc) llega al poder tras la muerte de su padre siendo apenas un joven de 26 años. Con su concubina Mahidevran (Nur Fettahoglu) ya tiene un hijo, Mustafá, quien sería el príncipe heredero hasta que una esclava ucraniana de nombre Alexandra (Meryem Uzerli) literalmente cae en sus brazos…luego la llamarán Hurrem y ahí empieza un verdadero calvario no solo para la familia del sultán sino para todo el imperio otomano.

Lo que siguió fue un delicioso teje y maneje de intrigas, chismes, dímes y diretes, complots, traiciones y por supuesto, el ingrediente principal, de amor. Por amor a Hurrem, Suleiman le da su libertad, algo que no estaba permitido y por amor se casó con ella, algo que ¡¡era prohibido!!

Esta es, sin lugar a duda, una historia con todos los ingredientes necesarios para hacer un verdadero festín para todos los adictos a las telenovelas y más ahora que están de moda las turcas. Aprender un poco de su historia, su cultura y sus tradiciones fue un verdadero deleite.

Una gran cantidad de artistas entraron y salieron de la historia: la mamá del sultán, las hermanas buena onda, el cuñado trepador, los nanos y nanas de ellos, los pashás, y luego los hijos crecieron y tenían a sus favoritas y/o esposos y también tenían nanas y nanos conforme pasaba el tiempo.

Las caracterizaciones fueron perfectas. Empezaron con las canas del sultán, luego sus facciones y sus arrugas, de los nanos y nanas igual, todos fueron envejeciendo acorde a la historia hasta que forzadamente salió Meryem Uzerli y entró al quite la mamá de Feriha -ayy perdón me equivoqué de novela- entró la actriz Vahide Percin y lo hizo tan bien que llegó un momento en que te olvidabas de la Hurrem original.

El Sultán, una gran lección de calidad desde Turquía

Entre tanto talento vimos algunas caras conocidas por otras series como el niño Bayaceto (Erhan Can Kartal) quien era el niño secuestrado de Secretos; Gracia Mendes (Dolunay Soysert) quien era la mamá del niño secuestrado en Secretos; Bayaceto de adulto (Aras Bulut Iynemli) es Sarp en Maral; el príncipe Selim (Engin Öztürk) era Selim también en ¿Qué Culpa Tiene Fatmagül? ; Nurbanu (Merve Bolugur) salió en Kuzey Güney; Defne (Yasemin Allen) salió en Cuestión de Honor; Malkocoglu Bali Bey (Burak Özcivit) era el explotado Kemal en Amor Eterno; Firuze (Cansu Dere) la flacucha robasultanes era la protagonista de Sila; y en esta semana que recién salió al aire Amor Prohibido vimos ahí a la mamá del Sultán (Nebahat Cehre) y a la concubina Mahidevran (Nur Fettahoglu) y a Fatmagül aaah no, esa es otra novela, ella no sale en El Sultán, ella será la protagonista en Kösem dando continuidad a esta tremenda y hermosa historia y espero no hacerme bolas porque tendremos a Beren Saat a las 8 como Bihter y a las 9 como Kösem y ya me estoy desviando del tema principal que es El Sultán… seguramente salieron muchos talentos más que no hemos reconocido porque no se han transmitido en México sus telenovelas.

Se notó que Tims Productions le tuvo un cariño especial a esta superproducción por la cantidad de detalles que se vieron, dicho en otras palabras, le invirtieron una buena lana. Solo hay que pensar en la cantidad de extras que salieron entre gente normal de los pueblos y mercados, jenízaros, guardias, locaciones, maquetas, efectos especiales, los vestuarios increíbles, las coronas de las sultanas (¡yo las quiero!) los trajes del sultán e hijos, los pashás y sus quesillos de sombrero, absolutamente geniales, caballos, carrozas, etc.

Y qué decir de su música, también increíble, gracias al talento de Aytekin Atas, todo un gran acierto y como dije antes, la caracterización del sultán que ya al final de sus días se veía cansado, demacrado, con esa barba de Santa Claus casi blanca, encorvado y aparte enfermo, mis respetos para Halit Ergenc, su actuación fue sublime hasta el final de los días del monarca, sentado en su trono en medio del campo viendo pasar un caballo blanco suponiendo que ya no está en este mundo, suponiendo que el sultán ha muerto.

P.D. ¿Que si la volvería a ver? ¡Sin lugar a dudas!, sí, la volvería a ver, una excelente historia, altamente recomendable.

Disfruta todos nuestros artículos sobre El Sultán dando click en la siguiente imagen:
El Sultán, una gran lección de calidad desde Turquía

Te recomendamos...

2 Comentarios

  1. Luis Ramón dice:

    El éxito, tanto artístico como de audiencia, de esta telenovela turca plantea lo que puede ser una vía creativa para la telenovela mejicana: la ambientación en tiempos pasados. Hasta la fecha – si no estoy equivocado – las producciones de época en Méjico se han centrado principalmente en el siglo XIX y primeras décadas del XX. Sería interesante que se explorasen épocas anteriores, con gentes de una mentalidad muy diferente a la nuestra, con vestuario y decorados distintos a los que el público suele ver. Y creo que esas son algunas de las claves del éxito de las telenovelas brasileñas de tema bíblico.

    Eso puede ser un elemento de innovación que abra campos aún por tratar.

    Por ejemplo, un clásico de la telenovela como es “El extraño retorno de Diana Salazar” tenía una original trama a caballo entre la actualidad y el siglo XVII, mezclada con toques de thriller sobrenatural. Es sorprendente que no se haya intentado hacer más producciones de ese estilo.

    Un saludo desde España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *