Yo No Creo en los Hombres, la realidad impresa (Crítica final)

yo no creo en los hombres maria dolores rejas portada

La realidad impresa

Introducción

Acabó este domingo una de las telenovelas más perfectas que ha hecho Televisa en años. Se trata de Yo No Creo en los Hombres, protagonizada por Adriana Louvier y Gabriel Soto. Es la primera producción de Giselle González en solitario.

Es de las más perfectas porque sí tuvo gente que trabajara realmente, porque ese trabajo se notó en la visualización misma del producto, porque fue de las pocas telenovelas con pantalones para describirnos una realidad social en el horario vespertino ¿quieren más motivos?

Final (Contiene spoilers)

En situaciones diferentes vemos a Max (Gabriel Soto) y a María Dolores (Adriana Louvier) en peligro de muerte. El primero secuestrado y la segunda en la cárcel. La vida de ambos queda en suspenso.

Lamentablemente las cosas empeoran en la vecindad cuando Clara (Eleane Puell) es desalojada de su casa e Isela (Fabiola Guajardo) llega en estado vegetativo. Orlando (Jorge Gallegos) le da la hija de Isela a Jenny (Adriana Llabrés) pero Josefa (Azela Robinson) sale a reclamar y confiesa haber atacado a su nieta. Tras saber que ella fue la responsable de lo que le ocurrió a Isela, los vecinos la golpean pero logra zafarse y después se marcha de la vecindad.

Al salir de la vecindad, Josefa manda a unos delincuentes a secuestrar a Marcelo (Jesús Ochoa) a quien termina capando. Finalmente ella voluntariamente se entrega a la policía confesando todos sus crímenes.
Yo No Creo en los Hombres, la realidad impresa (Crítica final)
Clara termina yendo de “modelo” a una casa de citas, donde su novio Leo (Jesús Carús) y Corina (Emma Escalante) la rescatan.

En la cárcel, María Dolores piensa que Max la ha traicionado y es donde decide no creer en los hombres. Después llama a Daniel (Flavio Medina), aceptando su trato de sacarla de prisión, no sin antes descubrir al verdadero asesino de Martha. En un enfrentamiento La Abuela (Angelina Peláez) le confiesa que fue Marcia (Jana Raluy), la directora del penal. Las cosas parecen culminar cuando Josefa llega al reclusorio, y María Dolores le confiesa quién es la asesina. Tras armar un alboroto en un área de la prisión, Josefa asesina a Marcia de una sádica manera.

Ivana (Sonia Franco) convence a Honoria (Cecilia Toussaint) de cambiar a una actitud positiva confesando lo que sucedió en la muerte de su hijo Julián (Pedro De Tavira).

María Dolores logra salir de prisión despidiéndose de su amiga Nayelli (Violeta Isfel) y prometiéndole que la sacará de ahí cueste lo que le cueste. Finalmente se encuentra con Daniel y él la lleva con Ivana para que le devuelva a su hija. La diseñadora accede con el pesar de sus sentimientos.

María Dolores logra reencontrarse con su familia y amigos y es cuando se entera que Max fue secuestrado. También se entera que el proceso que le dio su libertad no fue por obra de Daniel, sino de los mismos Bustamante. Ella sigue en su juego de engañar a su violador y va a su casa donde se da el lujo de correr a la maldita Úrsula (Rosa María Bianchi), la madre de él, quien fue la que desató toda la tragedia del secuestro. Úrsula logra sacar una pistola y su castigo llega cuando a quien mata accidentalmente es a su propio hijo, quien la acusa de todo lo malo que tuvo en la vida y le recuerda que a la mujer que tanto odió es a la que él más amó.

Finalmente Claudio se va con el cuerpo de Isela a un lugar apartado donde promete cuidarla, cargando con la pesada cruz hecha por todos sus errores. Doris (Estefanía Villareal) y Orlando (Jorge Gallegos) logran ser felices. Ivana al parecer se queda al cuidado de la hija de los primeros momentáneamente. La incógnita del final parecía ser que Max había muerto, pero en realidad María Dolores deja una flor sobre la tumba de Julián y se van juntos con su hija a la casa.

Revive aquí el Maratón de las mejores cachetadas

Entre final de Argos TV y final recortado

Tengo dos noticias acerca del final de Yo No Creo en los Hombres: una buena y una mala.

La buena: parecía que por los temas a tratar, la intensidad de actuaciones, la psicología y karma de los personajes era como un final como los que nos tiene acostumbrados Argos TV en CadenaTres. Creo que fue una buena apuesta. Aparte considero que por el horario lograron mostrar más crudeza. Cabe mencionar que el desenlace no fue el más alegre de todos, incluso hasta el último segundo se sentía una esencia de melancolía que dejó pensando y hasta reflexionando.

La mala: que al principio lo que menos parecía era un final. Era como ver un capítulo de entre semana que se fue alargando a extremos y aquí me doy cuenta de los intereses, de la doble moral y de los juegos sucios. Yo sospecho que esta telenovela fue recortada para darle paso a Que Te Perdone Dios, ya que varias cosas que sucedieron eran como para más tiempo y ni hablar de algunos problemas como el censurar una mala palabra y lo apresurado que se terminó viendo todo en la última media hora.
Revive aquí el Maratón de las mejores cachetadas

De lo mejor de los últimos tiempos

Mis felicitaciones tanto a la productora Giselle González como a los escritores Aída Guajardo y Felipe Ortíz, quienes lograron irse a extremos y mostrarnos una realidad que las telenovelas estelares de la cadena Televisa no pasan: la verdadera situación de un país.

Había gente que se quejaba de los cambios hechos a la historia porque no era como la novela de la señora Caridad Bravo Adams. Yo digo que sí tuvo su esencia, además de tener la que tuvo la versión de Marcia del Río de 1991. En mi opinión se logró incluso hasta sacarle más jugo a los personajes y jugar con ellos de una manera increíble.

Fue una historia macabra, cruda, realista y hasta cruel, diferente al resto de la barra de telenovelas no solo de Televisa, incluso hasta de TV Azteca y CadenaTres. Fue la mejor telenovela del segundo semestre de 2014 y al paso que vamos del primero de este año. Como Yo No Creo en los Hombres no habrá otra igual.

Ni hablar de la excelente dirección escénica de Eric Morales, Luis Vélez y Xavier Romero (Q.E.P.D.). Estos directores lograron que actores quienes llegaban de muy malos proyectos brillaran y demostraran su amor al arte, como el caso de Adriana Louvier, Gabriel Soto y Flavio Medina, por mencionar algunos.
Yo No Creo en los Hombres, la realidad impresa (Crítica final)
Los primeros actores como Luz María Jerez, Alejandro Camacho, Rosa María Bianchi, Adalberto Parra, Cecilia Toussaint, Juan Carlos Colombo y Macaria, entre otros dieron cátedra y ni hablar de las revelaciones: Sonia Franco, Pedro De Tavira, Adriana Llabrés y Jesús Carus, cada uno con intensidad aplaudible, sobretodo la primera. Actuaciones destacadas como las de Fabiola Guajardo, Pablo Perroni, Elizabeth Guindi y las actuaciones especiales, excelentes sobre todo las de Fernando Larrañaga, Violeta Isfel, Emma Escalante, Jana Raluy y Angelina Peláez.

Los villanos, creo han sido los mejores en mucho tiempo: Rosa María Bianchi, Flavio Medina y Sophie Alexander se lucieron como esos lobos o buitres que despedazaban a quienes no toleraban que se metieran en sus planes, y ni hablar de la señora villana, Azela Robinson, su “Josefa” es digna de compararse con los antagonistas de origen brasileño.
Yo No Creo en los Hombres, la realidad impresa (Crítica final)
Creo que la productora Giselle González hizo justicia. Nos regaló un espectáculo que derrochó excelentes actuaciones, una trama digna para el siglo XXI, y reflexiva con muchos temas polémicos que si me atrevo a mencionarlos por lista, no acabaría con esta carta de elogios. Yo creo que después de ésta, la barra de su cadena, dará igual.
Revive aquí el Maratón de las mejores cachetadas
Felicidades. Ojalá esta productora vuelva a sorprendernos con alguna historia futura
Yo No Creo en los Hombres, la realidad impresa (Crítica final)
Disfruta todos nuestros artículos sobre Yo No Creo en los Hombres dando click en la siguiente imagen:
Yo No Creo en los Hombres, la realidad impresa (Crítica final)Yo No Creo en los Hombres

Te recomendamos...

4 Comentarios

  1. Jesús Vásquez dice:

    Concuerdo totalmente con tu crítica, de hecho yo también pienso que la recortaron porque el año pasado habían publicado que la iban a alargar hasta marzo, lo que me extraña también es que la semana final parecía de todo menos la semana final y en el final quisieron adaptar el climax de la telenovela original donde la protagonista precisamente cree que el protagonista la traicionó (por otros motivos) y se quiere vengar, hubieron cosas que pensé que pasarían antes (la muerte de Julián, la muerte de Alma, entre otros) y si lees la larga sinopsis que público Televisa cuando se estrenó muchas cosas se desarrollaron de manera muy diferente a como decía ahí. De todos modos la telenovela fue excelente (como dices) y por lo menos el final fue diferente y no insustancial y aburrido como en otras telenovelas.

  2. Jesús Vásquez dice:

    Breve posdata: la telenovela me pareció excelente en todo su desarrollo, aunque de hecho yo en las últimas semanas me temía que el final pareciera recortado y me preguntaba ¿como terminarán todo esto? porque la historia no parecía que fuera a terminar o que las tramas se estuvieran cerrando. Y bueno terminó de manera polémica pero recalco que es de lo mejor que ha presentado Televisa en los últimos años. Punto.

  3. feme dice:

    fue un final muy bueno y lleno de adrenalina, aunque es cierto, se vio.muy apresurado

  4. Lily dice:

    Es un asco, quieren abarcar todos los temas,parecen locos siempre corren detrás de alguien,que va a pelear con alguien,siempre hay un secreto,todos tienen secretos,,en lo personal.me.da flojera una novela que siempre gana la maldad,por Dios hay demasiada maldad en.el mundo para ver ese tipo de historias,parece que la adaptó un psicópata,gracias a Dios termina..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.