Así en el Barrio como en el Cielo. Crítica final.

Déjenlos ser pobres, pero felices

Con el desenlace de Así en el Barrio como en el Cielo nos quedamos sin ninguna telenovela original en la barra mexicana de telenovelas.

Leticia López Margalli y Guillermo Ríos (quien realizó el papel del mafioso Anselmo) nos brindaron una historia ligera con tintes de comedia y de cuento de hadas.

TV Azteca y la productora Fides Velasco confiaron en esta telenovela y la llevaron a buen término sin desfiguros. Esta producción terminó de grabarse hace ya varios meses, así que no tuvieron la presión de estar muy pegados con los capítulos al aire.

(Spoilers) En el capítulo final se llevó a cabo el rescate de los buenos que estaban en peligro, los malos pagaron sus crímenes, hubo una boda triple y después el personaje de Demóstenes (Héctor Kotsifakis) narró el destino de los personajes principales de la telenovela. El cierre consistió en el regreso de Expedito (José Alonso) y Francesca (Patricia Bernal) a Avándaro donde revivieron los momentos felices de la noche en que se habían conocido décadas atrás.
Así en el Barrio como en el Cielo. Crítica final.
Los secuestros y subsecuentes rescates que usualmente ocurren en finales domingueros de las telenovelas de Televisa, en Así en el Barrio como en el Cielo duraron varios capítulos de la última semana. Al parecer la historia se acabó, y el tiempo se ocupó en ver cómo los malos se fregaban por última vez a los buenos, cómo los buenos caían en sus trampas y cómo el resto del elenco hacía esfuerzos para mantener vivo el tono de comedia.

Una vez más hacia el final vimos los tediosos discursos de villanos con pistola en mano apuntando a sus víctimas. Como siempre el tiempo perdido por los villanos es aprovechado por alguien para rescatar a la víctima. Qué fastidio con estas escenas.

En otro momento del final María (Marcela Guirado), El Gallo (Juan Manuel Bernal) y Expedito tiran costales llenos de billetes con la intención de regalarle el dinero a la gente. Lo ridículo fue que lo hicieron en un lote baldío ¡en donde no había gente! ¿No pudieron haberlo hecho desde algún punto alto como la azotea del edificio donde se grabaron los créditos de entrada?

Lo más divertido del final fue conocer cómo continuaron con sus vidas el resto de los personajes como Flavio (Armando Torrea) quien pretendía enseñarles a niños de kínder la forma correcta de comer espagueti con tenedor y cuchara.
Así en el Barrio como en el Cielo. Crítica final.
En términos generales, el variado elenco contó con la acertada dirección de Fabián Corres y Javier Patrón Fox. En cuestión de producción destacó la ambientación tanto del barrio como del mundo de los ricos con la muy buena dirección de arte de Eva Castro. Además percibimos una calidad de imagen muy superior.

Así en el Barrio como en el Cielo tuvo una buena dosis de ideas frescas. El tema de la profecía en la que cuando una familia está arriba la otra está abajo, como en el juego de serpientes y escaleras, fue un buen eje para la telenovela. El romance de Francesca y Expedito nacido durante el Festival de Avándaro en 1971, fue una idea muy ingeniosa que contribuyó a conocer más el perfil de las bases de las dos familias de la historia.

El personaje de Expedito resultó toda una creación. Tacaño a más no poder y siempre añorando sus tiempos de hippie. Pocas veces los escritores mexicanos se dan a la tarea de delinear a un personaje así, con su historia, sus pasiones y sus temores. Bravo a los autores y a José Alonso por darle vida a Expedito López.

Otra idea simpática fueron las apariciones de la difunta Jacinta (Paloma Woolrich). El alma de esta mujer estaba más preocupada por lo terrenal que en su propio descanso.

En actuaciones el único que no encajó fue Rodolfo Valdés como Claudio. Siempre se demostró distante, poco comprometido, sin expresiones, como si el personaje le diera flojera.
Así en el Barrio como en el Cielo. Crítica final.
El resto del reparto cumplió con su parte y entre las actuaciones más destacadas anotamos las de Juan Manuel Bernal, Verónica Merchant, José Alonso y Mariana Torres. Felicitaciones para todos ellos.

Después del final de Así en el Barrio como en el Cielo solo nos queda esperar que las televisoras continúen ofreciéndonos productos originales con mayor frecuencia.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Así en el Barrio como en el Cielo en esta liga:
Así en el Barrio como en el Cielo – Artículos

Te recomendamos...

4 Comentarios

  1. Edson dice:

    Hay cosas que no están muy bien con su crítica. Ya que la mayoría, siempre resultan ser contradictorias a lo que ve y siempre quiere jugar a eso, hacer ver que su visión sea suya, por eso no le hago caso.

    • Staff dice:

      En todas nuestras críticas finales tenemos una estructura. Primeramente Hablamos del capítulo final, lo bueno y lo malo. Después de toda la telenovela en general, igualmente el lado bueno y también el lado malo.

      • Edson dice:

        Sí, claro, ¿cómo no? Entonces es primordial Televisa nada más ¿por qué sí? No me haga reír, se supone que deba hacer bien en analizar una telenovela y ahí rompe esquemas ni menciona a nadie, si no vieron la telenovela, mejor no le hagan crítica, porque a leguas se ve que faltan mucho, pero muchos detalles. Yo no voy a hablar como un fanático, sino como crítico que llevo haciendo con telenovelas extranjeras. Se me hace injusto que trate de buscarle cosas malas, quizás lo único malo ahí fue el Zacharsky, pero los demás tuvieron lo suyo. Lo digo porque, por culpa de un fanatismo estúpido y sin motivo, tenemos telenovelas mal hechas como las que hacen televisa (menos Amores con Trampa, ni mencionó a A Que No Me Dejas). Azteca en mi opinión sabe, que a pesar de todo, pese a todo lo que les pase a su alrededor, ahí que reconocer que hacen las cosas bien y siempre están demostrando con su producto y eso AEEBCEEC me lo demostró. Hubo muchas cosas que lo ha tomado más en cuenta algo que no lleva ni al caso. En fin, solo eh visto que tiene una opinión parcial más no universal.

  2. Lara dice:

    Muy bonita telenovela, en verdad que sí, me gustaban los que tenían nombres de aves: la poyola, el pato y el gallo, que gracioso. Osea, que guapos sobre todo el villano que me pareció muy buen actor. La villana Lucyfer, vaya que era una loca de atar por completo, y su final pues se ve que el fantasma de su padre la atormentará de ahora en adelante. El tirar el dinero y decir que merecen ser siempre pobres, pero humilde. Una gran lección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.