A Que No Me Dejas. Crítica de la semana de estreno.

El reto es que la audiencia no la deje

En su labor de refritear los éxitos de antaño de Televisa, el equipo del productor Carlos Moreno y las escritoras Martha Carrillo y Cristina García seleccionaron para el 2015 la historia de Amor en Silencio (1988).

Esa telenovela fue un boom en su tiempo. Fue una producción de Carla Estrada con libretos de Eric Vonn y Liliana Abud. Se podría decir que es una de las novelas de culto de los años 80. La inesperada culminación de la primera etapa de la historia dejó fríos a los espectadores y su impacto continúa vigente en redes sociales. Su segunda etapa estuvo repleta del mejor elenco juvenil de la época y propulsó la carrera de Omar Fierro.

En la primera semana de A Que No Me Dejas vimos los problemas que tiene la pareja de enamorados de Paulina Murat (Camila Sodi) y Adrián Olmedo (Osvaldo Benavides). Gonzalo (Arturo Peniche), el padre de ella y Nuria (Laura Carmine), su propia hermana, se oponen a la relación. Del lado de Adrián, es su hermana Julieta (Alejandra Barros) quien no soporta la idea de separarse de él.

Con los Murat llega a vivir el pequeño Mauricio (Diego Escalona) quien es sordomudo. Gonzalo prácticamente se lo compró a su padre Edgar (Odiseo Bichir) para librarlo de los maltratos que padecía y darle un hogar verdadero.
A Que No Me Dejas. Crítica de la semana de estreno.
También nos adentramos en la vida de Gonzalo quien aparentemente es un exitoso empresario y recto padre de familia, pero también tiene otra mujer y otros dos hijos a los que ve esporádicamente.

Por último el joven Camilo (Alfonso Dosal) regresa al país después de pasar años estudiando una maestría en el extranjero. Camilo es el exnovio de Paulina, y al percibir los problemas que tiene ella con Adrián, se ofrece a ayudarla sin imaginar cuáles serán las consecuencias de sus acciones.
A Que No Me Dejas. Crítica de la semana de estreno.
La trama de A Que No Me Dejas ha fluido de una manera interesante a lo largo de su primera semana de transmisiones. El ritmo es bueno y los conflictos principales ya fueron planteados, pero también nos surgieron algunas dudas: ¿si el personaje de Julieta es como es, cómo es que su esposo Jaime (Moisés Arizmendi) y Adrián siguen con ella? ¿Por qué si Camilo es de familia rica, no regreso del extranjero a Cancún en varios años? ¿Cómo es que la otra familia de Gonzalo vive en la misma ciudad y él casi nunca los ve? ¿Pueden los Murat adoptar legalmente a Mauricio si hubo dinero de por medio? ¿Si alguien se intoxica con cloro sale de un día para otro del hospital? ¿Si se supone que todo ocurre en el pasado por qué luce todo tan actual?

Así como vimos unas locaciones espléndidas del Caribe mexicano, también vimos un manejo de escenografía e iluminación de foro muy anticuados comparado con lo que se está haciendo a nivel técnico en otras telenovelas.

La dirección de escena va acorde a lo planteado en los diálogos pero hay que tener mucho cuidado con Alejandra Barros y Arturo Peniche. Las exageraciones de los villanos son innecesarias en los melodramas tradicionales y en lugar de impactar dan pena. La Barros está instalada en loca maniática. Lo juicioso sería meter a su personaje a un sanatorio mental ¡de inmediato! No es creíble que ni su hermano ni su esposo la tengan cerca. Arturo Peniche viene de una racha de personajes bonachones y requiere un poco más de trabajo para que nos creamos lo malo que es Gonzalo Murat. En la escena de la pelea con Edgar contamos hasta 6 veces que repitió la palabra “imbécil” y 3 veces la palabra “idiota” ¿Así está el guion o así le salen los insultos?

Los dos protagonistas van bien. A Camila Sodi le queda perfecto el papel de niña fresa que es Paulina Murat y Osvaldo Benavides nunca ha tenido problemas para abordar todo tipo de papeles. Es guapo y ser el galán no es mayor problema para él. Además se dan unos besos impresionantes.
A Que No Me Dejas. Crítica de la semana de estreno.
Al que sí le tocó un personaje muy distinto a lo que había venido realizando para Televisa es a Moisés Arizmendi. Después de haber interpretado a dos villanos, ahora lo vemos como un hombre un tanto tímido que la mayoría del tiempo evita mirar a la gente a los ojos.

Por último destacamos la agradable presencia de Alfonso Dosal como Camilo, ya era hora de que regresara a la televisión.

A Que No Me Dejas marcha viento en popa y esperemos que supere el reto y que la audiencia no la deje.

Disfruta todos nuestros artículos sobre A Que No Me Dejas dando click en la siguiente imagen:
A Que No Me Dejas. Crítica de la semana de estreno.A Que No Me Dejas – Artículos

Te recomendamos...

3 Comentarios

  1. Anónimo dice:

    Odio que paulina y adrian murieran la novela era muy bonita pero eso la arruino no la vuelvo a ver que mala idea a quien se le ocurrio hacer semejante tonteria

  2. Anónimo dice:

    Esta novela era interesante pero todo quedo arruinado xq para que en el hospital se mueran 3 personas en un solo rato ya ni en China se mueren tantos,ya ni el chapo mata a tantos en una samana y en una semana pero esto que en un día se mueran 3 personas no inventen que desepcion la verdad esperaba que fueran felices todos y fin pero nada……. Ps son ustedes quien soy para desuelles que aser

  3. katherin dice:

    que buena esta la novela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.