Del Talento Pionero de Sus Historias y Protagonistas a la Simpleza Total – Telenovelas en Venezuela

Entre la política y el entretenimiento

En Venezuela, de empresas como Radio Caracas Televisión RCTV y Venevisión, especialmente las productoras de los éxitos más famosos de todos los tiempos en este país, sólo queda el recuerdo de títulos renombrados y aclamados por crítica, audiencia y comercialmente

La cubana Delia Fiallo es la principal artífice de generar tantos éxitos y recursos económicos a ambas empresas. Primero a Venevisión en la década de los años 60 y 70 y luego en los años 80 y 90 a RCTV.

La escritora creó La Zulianita, Lucecita, Mariana De La Noche, Esmeralda, Peregrina, Una Muchacha Llamada Milagros, entre otras en una primera etapa, y Topacio, Leonela, Cristal y Kassandra, posteriormente.

Hasta ahí todo bien. Artistas e historias dejaron un legado en la memoria y retina de telenoveleros. Los diálogos y los argumentos cargados de melodrama de la Fiallo tenían un plus: las magníficas actuaciones naturales de estrellas venezolanas que fueron ampliamente reconocidas alrededor del mundo.

Otros escritores reconocidos y creadores de magníficas historias también catapultaron la bien nacida fama venezolana de esa época, por ejemplo: José Ignacio Cabrujas y Julio César Mármol.

Las actrices fueron distinguidas entre las más talentosas y bellas, igualmente sucedía con los galanes.

Hoy su historia dio una vuelta total a falta de historias originales y por el desdeño de las actrices y actores de ahora.

La simpleza es total. Desde los castings, pasando por las historias, hasta su lanzamiento y producción. Y a esto sumémosle la ley castrense de televisión impuesta por los últimos gobiernos en los contenidos de telenovelas. Hoy no puede haber peleas, nadie puede fumar ni tomar la copa. O sea se pretende crear un mundo totalmente irreal y tampoco se trata de ello, pues si bien es cierto que la vulgaridad, el excesivo vocabulario violento y las odas a personajes fantoches, trágicos y promotores de violencia son un exabrupto, irse al otro extremo es igual de perjudicial a la hora de crear contenidos.

En el caso particular de Venezuela, tenemos identificados los errores y fallas en el declive del género en uno de los países con mayor historia en telenovelas.

Primero: leyes totalmente arbitrarias en el libre desarrollo de creación de historias. Las telenovelas no son ni siquiera adaptadas de otras exitosas anteriormente y si se hacen, obviamente no se transmiten en el país, sólo son de exposición internacional o a través de medios como la internet.

Segundo: Simpleza total, ocasionada por la falta de seguimiento a la escuela y mística que sus antecesores dejaron como legado. Lo que dejaron los pioneros ha sido tirado por la borda.

Probablemente la respuesta a este punto se halle en el cambio de modo de vida de los artistas. Actores y actrices se han visto abocados a desertar del país y buscar nuevos rumbos en Miami especialmente. La industria de la telenovela en esa ciudad norteamericana carece de fundamentos de calidad en su proceso y producción, respondiendo a una lógica de hacer, hacer y vender y ya. Esto genera una cultura de poca entrega y calidad. Una vez sucedido esto, el artista venezolano en su país, al llegar a trabajar tiene pocas bases y fundamentos para crear y aportar satisfactoriamente.

Todo esto tiene una reacción y es la falta de cultura de ver telenovelas frente al televisor. Se ha acabado la tradición, y la pérdida de la costumbre sucumbe irremediablemente al olvido. En el país de las telenovelas se perdió la costumbre de producir contenidos y a la teleaudiencia la costumbre de verlas.

Al fin y al cabo la telenovela es una novela vista a través del medio televisivo. Si no, es vídeonovela o webnovela. Y ese no es el caso. La solución será reinventar la industria e igual como en México echar mano de su experiencia y trayectoria y dejar que los que saben hacer televisión y crear contenidos avancen en un nuevo camino, como el de antes, pero con las herramientas y los avances de ahora.

Mauricio Varela
Twitter: @MauroV708O90
Facebook: Telenovelas y TV de Ayer, Hoy y Siempre

Te recomendamos...

1 Comentario

  1. José dice:

    Venezuela ya no sirve, así que olvídense de querer hacerle critica a las telenovelas venezolanas, de por si, ya Televén demostró que no tiene dinero para nada, ahora están retransmitiendo telenovelas de RCTV viejisimas. Venevisión es el que medio hace su lucha por sobresalir, pero es la misma paja, a la 1 y la 2 pm telenovelas viejas. Y así está Televen, y como sigue el país dudo mucho que tengan suficiente dinero para crear telenovelas buenas o comprarle a Televisa.. Ni modo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.