Amar a Muerte. Crítica final de la telenovela

amar a muerte lucia llorando angelique boyer

Una segunda oportunidad

Amar a Muerte, la más reciente producción de W y Lemon Studios para Televisa llegó a su fin con un capítulo de dos horas el domingo por la noche.

Esta producción fue una nueva versión de la telenovela En Cuerpo Ajeno (1992) del escritor colombiano Julio Jiménez (Pasión de Gavilanes, Bella Calamidades).

La pareja central estuvo formada por Angelique Boyer y Michel Brown con una antagonista interpretada por Claudia Martín.

(Spoilers) En el capítulo final El Chino (Arturo Barba) y Jacobo/León (Michel Brown) rescatan a Eva (Claudia Martín) de El Alacrán (Néstor Rodulfo) quien resulta muerto en el enfrentamiento. Los malhechores escapan y Mateo (Cayetano Arámburo) queda a salvo también. Johnny es acorralado por la policía pero se oculta en el cuarto de video de la mansión Carvajal. Lucía (Angelique Boyer) le confiesa toda su verdad a Jacobo/León y él tras perdonarla le hace el amor mientras Johnny los observa en los monitores de seguridad. Después Johnny los confronta y mata a Lucía pero la policía lo atrapa. El Chino les pide perdón a Lupita (Jéssica Mas) y a Alicia (Cinthia Vázquez). Valentina (Macarena Achaga) declara en un noticiero que está enamorada de Juliana (Bárbara López) y Eva se entrega a la policía. La Muerte (Nastassia Villasana) les da una segunda oportunidad a El Chino y a Jacobo/León. Pasa el tiempo y vemos que Johnny se volvió loco en la cárcel. Mateo es ascendido en el Grupo Carvajal y además perdona a Eva y le lleva su bebé a visitarla a prisión. Juliana ahora es diseñadora de modas. Guille (Gonzalo Peña) y Renata (Jéssica Díaz) planean hacer un viaje largo. Jacobo/León le lleva flores a la tumba de Lucía y vemos que en su orilla brotó un camino de flores de cempasúchil lo cual quiere decir que su alma logró transmigrar.

Amar a Muerte. Crítica final de la telenovela

Con su mezcla de misticismo, romance y acción, Amar a Muerte logró rescatar el horario estelar de Las Estrellas que había estado siendo ocupado por historias mediocres y poco novedosas. En esta ocasión una telenovela con más de dos décadas de antigüedad fue renovada para ajustarse a la visión que W y Lemon Studios imprimen en sus proyectos.

Por el tema esotérico no se le podía exigir mucha credibilidad a la historia. En Amar a Muerte había que dejar de cuestionar la razón de las cosas y dejarse llevar por las situaciones presentadas.

Gracias a Leonardo Padrón por brindarnos un final que aunque tuvo huecos de lógica fue realmente impredecible. Aquí no hubo paja y las tramas abiertas se cerraron con excepción de la de Lucía de la que no sabemos si retornará transmigrada en una futura temporada.

Este final no dependió del morbo de ver besarse a la pareja gay de Juliantina pues ellas se demostraron su amor cual toda pareja real durante todo el transcurso de la telenovela. El inspector Montilla (Roberto Duarte) siguió siendo un inútil como lo fue toda la novela y Johnny por fin cambió sus horrorosas camisas estilo padrecito por el uniforme de la cárcel.

El elenco desempeñó satisfactoriamente su trabajo pero las revelaciones fueron Claudia Martín como una villana de armas tomar y Cayetano Arámburo como un noble paladín de la verdad. También cabe resaltar el profesionalismo de Bárbara López y Macarena Achaga para interpretar sin prejuicios y de una manera realista sus papeles.

Ojalá que W y Lemon Studios sigan retomando este tipo de historias porque con Amar a Muerte se demostró que la modernidad y el melodrama no están peleados.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Amar a Muerte dando click en su logo:
Amar a Muerte. Crítica final de la telenovela

Te recomendamos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.