Fuego Ardiente. Crítica final de la telenovela

fuego ardiente final

Un fuego que se extinguió

Con un final de viernes llegó a su fin Fuego Ardiente, la más reciente producción de Carlos Moreno, original de sus compañeras de fórmula Martha Carrillo y Cristina García. Cabe mencionar que este fue el primer original que les autorizan a las escritoras desde que en 2003 se transmitió Bajo la Misma Piel con Kate del Castillo y Juan Soler.

La telenovela ocupó el horario de las 6:30 de la tarde y fue protagonizada por Mariana Torres y Carlos Ferro. La última telenovela de ella había sido Ringo y la de él Los Elegidos ambas de 2019.

(Spoilers) En el capítulo final Martina (Claudia Martín) y Joaquín (Kuno Becker) se enteran de que Alexa (Mariana Torres) y Gabriel (Carlos Ferro) son amantes. Después de comerciales, Martina ya los había perdonado y le ofreció el divorcio a Gabriel. Gabriel le pide matrimonio a Alexa. Fernando (José María de Tavira) le pide a Irene (Claudia Ramírez) que sea su compañera de vida. Alexa le pide perdón a Martina y ella acepta sus disculpas. Martina y Rodrigo (Jaume Mateu) hacen planes para un futuro juntos. Gabriel y Alexa son secuestrados y llevados ante Joaquín. Los protagonistas son rescatados y Alexa le dispara a Joaquín quien cae en un barranco. Después vemos que Joaquín no murió sino que quedó en la cárcel y con el rostro marcado. Fernando, Irene, Katia (Maya Ricote) y su bebé disfrutan de las playas de Australia. Alexa y Gabriel se casan y después expresan su felicidad por medio de un baile.

fuego ardiente martina y rodrigo claudia martin jaume mateu

¿De qué se trató Fuego Ardiente?

La historia de Fuego Ardiente es difícil de resumir. Tal vez su sinopsis podría ser: Dos concuños se enamoran y se unen para descubrir los negocios turbios de la familia de sus cónyuges. Con esa perspectiva no encontramos ningún elemento suficiente para un enganche potente.

El desarrollo de las tramas no tuvo un buen trabajo de hilado. Por un lado estaba la historia de los protagonistas y sus parejas; por otro muy aparte el romance de Fernando e Irene; más alejada estaba la relación entre Adriano (Sebastián Poza) y Katia; y lo que de plano nada que ver fueron las subtramas del personal de servicio.

Con ese título esperábamos más pasión y arrebato pero no, los protagonistas se la pasaron escondiéndose toda la telenovela.

Personajes en polos opuestos

¿Cómo te puede encantar una telenovela si los protagonistas se la pasan mintiendo y traicionando a personajes que no se lo merecían? Toda la novela nos la pasamos sintiendo lástima por Martina porque mientras ella más confiaba en Alexa, ésta más le clavaba el cuchillo por la espalda. Por cierto, nos quedamos esperando las “maldades” de Martina de la que en un inicio se había dicho que iba a ser la villana. Hasta que iba a ser una mujer bisexual enamorada de la protagonista se rumoreó.

Otra cosa que también nos vendieron al inicio es que Socorro (Socorro Bonilla) tendría muchos secretos importantes, y nada. En lugar de convencernos en sus papeles, el grupo de actrices que representaban los personajes de servicio nos parecieron que eran solo eso, actrices disfrazadas con trajes típicos sonorenses. Nunca les creímos sus actuaciones.

El personaje de Joaquín fue el que más polémica levantó. Algunos aplaudieron los matices que Kuno Becker le imprimió y otros lo odiaron tachándolo de sobreactuado. Hasta se llegó a decir que le dieron luz verde para dirigirse solo. Eso sí, su característico abrigo negro prácticamente nunca se lo quitó.

El desarrollo del final

Agradecemos que haya sido un final de una hora y en viernes, sin embargo, todo el capítulo lució acelerado con una edición atropellada. Con decirles que no se entendió qué pasó con la fortuna y los negocios de los Ferrer.

En una escena vimos a Martina -en una excelente interpretación de Claudia Martín– indignada al saberse traicionada por su “amiga” Alexa y su esposo Gabriel, e inmediatamente después hubo un corte a comerciales. Al regresar de comerciales, Martina ya estaba tranquilamente ofreciéndole el divorcio a Gabriel de la manera más civilizada posible. Minutos después ¡Martina estaba presente en la boda de los amantes traicioneros!

En este final no vimos las esperadas reacciones a las maldades de Joaquín. No hubo reproche de Gabriel por haber matado a su hermano ni mucho menos supimos si Martina se había enterado que Joaquín había asesinado a su padre.

Como el dinero manda, no faltaron las escenas enalteciendo la marca del aceite Oléico.

El equipo

Los protagonistas levantaron pocas chispas. A Carlos Ferro le urge estudiar y diversificar los papeles que acepta. Siempre actúa igual.

Bien por Claudia Martín, Jaume Mateu, Kuno Becker, Yolanda Ventura, Fernando Ciangherotti, Claudia Ramírez, José María de Tavira y Odiseo Bichir.

Los más olvidables fueron Sebastián Poza, Maya Ricote y Candela Márquez.

Calificación final: 6

Disfruta todos nuestros artículos sobre Fuego Ardiente dando click en su logo:
fuego ardiente logo chico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.