¿Qué Le Pasa a Mi Familia? Crítica final de la telenovela

que le pasa a mi familia final

Lección de sensiblería

Con un final de domingo y de dos hora y media de duración terminó la telenovela ¿Qué Le Pasa a Mi Familia? producida por Juan Osorio. Fue una más de sus “dramedias” que el canal Las Estrellas ha estado transmitiendo durante los últimos años en el horario de las 8:30.

En esta ocasión se trató de la adaptación de la historia coreana ¿Qué Pasa con mi Familia? de 2014. Los libretos estuvieron a cargo de Pablo Ferrer García-Travesí y Santiago Pineda quienes han trabajado en los más recientes proyectos de Osorio. Los papeles principales corrieron a cargo de Eva Cedeño, Mane de la Parra y la primera actriz Diana Bracho.

(Spoilers) En el capítulo final Constanza (Paulina Matos) y Mariano (Fernando Noriega) se vuelven a casar y les dicen a todos que quieren tener un hijo por inseminación artificial. A Violeta (Gabriela Platas) la perdonan todos. Ofelia (Lisette Morelos) ataca a Lorena (Eva Daniela) y la deja temporalmente ciega. Llega el día del cumpleaños de Luz (Diana Bracho) y todo el elenco participa en un festival de canto. Al día siguiente la salud de Luz empeora y es llevada al hospital pero ella pide que la regresen a su casa. Después empieza a despedirse de todos los miembros de su familia hasta que muere en los brazos de Jesús (César Évora). Un año después, Lalo (Emilio Osorio) triunfa con la pollería y todos siguen su vida. En el aniversario luctuoso de Luz, Jesús les muestra a todos un video que ella grabó para la familia.

que le pasa a mi familia regina y patricio final mane de la parra eva cedeno

Polluelos rebeldes

¿Qué Le Pasa a Mi Familia? contó una parte de la familia Rueda, cuya madre Doña Luz, se encargaba de un negocio de venta de pollos rostizados en Guanajuato. Todos los integrantes de la familia tenían conflictos planteados de una manera boba mientras doña Luz se consumía por el cáncer.

Ante lo que percibía como una falta de madurez de parte de sus hijos, doña Luz decide demandarlos y darles una lección. Además, varias villanas circundaban a la familia Rueda con diversas motivaciones oscuras.

Lo que pudo haber sido un conmovedor drama familiar se quedó en una colección de ocurrencias y tonterías sacadas de la manga. Ahí tenemos la celebración del XV años de la vetarrona “Ponchita” (Wendy de los Cobos).

¿En qué momento se volvió un circo?

Lo que se supone sería una historia familiar, de repente se vio rebasada por escenas de asaltos, secuestros y venganzas.

Las malas del cuento no se quedaron simplemente en eso. Ofelia, Violeta y Jade (Sherlyn) dejaron ver su lado esquizoide y se nos mostraron como expertas en el manejo de armas como pistolas y cuchillos.

Las peleas entre villanas nos remontaron a aquellas telenovelas de Miami escritas por Alberto Gómez. Pero allá todo estaba fríamente calculado y aquí parece que las metieron para rescatar la historia. A pesar de lo mal dirigidas que estuvieron las tres actrices, la treta funcionó y la audiencia permaneció fiel a la telenovela.

Problemas de producción

La que se supone sería la primera telenovela en abordar el tema del Covid-19 lo abandonó a mitad de la telenovela. Nadie estábamos listos para lidiar diariamente tanto en la vida real como en la televisión con un universo envirulado.

Otro tema de controversia durante la filmación de la telenovela fue el escándalo sexual en el que estuvo involucrado Gonzalo Peña. El actor salió de la producción y fue sustituido por Fernando Noriega quien lo último que había hecho eran narconovelas de Telemundo.

Lo bueno

Qué bueno que una telenovela nos hable de la importancia de la unión familiar. A pesar de las personalidades tan distintas de los Rueda, el mensaje es que hay que tratar de limar asperezas porque al final, una familia unida es mejor.

Otro punto y más importante que el anterior es que siempre hay que dar amor, sobre todo a los seres queridos. La vida es corta y no sabemos cuándo se nos puedan ir.

Con la participación de César Évora en esta telenovela, nos queda claro que el señor es a prueba de malos guiones y deficientes directores de escena. Podrá estar en la telenovela más mala del mundo pero al señor Évora siempre le crees sus actuaciones.

Finalmente, dentro de lo bueno está el nuevo valor Danka (Daniela Ordaz Castro) en su primera actuación en una telenovela. Con el tiempo esta chica puede dar la sorpresa como una actriz de peso.

Lo malo

No nos convencieron las actuaciones de Diana Bracho (con excepción del capítulo final donde sí se lució), la dramedia no es lo suyo; Julián Gil tan nervioso como si fuera su primera telenovela; la recitadora Lisette Morelos; ni Gabriela Platas en bruja ñaca ñaca.

La “actuación” de Eva Daniela, la novia en turno del productor Juan Osorio. Al igual que a su ex Laura Vignatti, a esta chica le falta naturalidad.

La dirección de escena de Aurelio Ávila, Azela Robinson y Bonnie Cartas. Simplemente fatal.

Calificación final: 6

Disfruta todos nuestros artículos sobre ¿Qué Le Pasa a Mi Familia? dando click en su logo:
que le pasa a mi familia logo chico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.