Tiempo de Amar (Tempo de Amar). Crítica de la primera impresión

tiempo de amar tempo maria victoria strada ignacio bruno cabrerizo

Llegó la hora de amar

Desde Brasil nos llegó Tiempo de Amar (Tempo de Amar), una telenovela de época que Imagen TV programó en el horario de las 6:30. Basada en un argumento del novelista Rubem Fonseca, sus libretos fueron desarrollados por su hija Bia Fonseca Corrêa do Lago y Alcides Nogueira (El Astro).

Tiempo de Amar se transmitió en 2017 y cuenta con las actuaciones protagónicas de Vitória Strada y Bruno Cabrerizo (Huérfanos de su Tierra). En el elenco también figuran conocidos artistas de las telenovelas brasileñas como Tony Ramos, Regina Duarte y Cássio Gabus Mendes.

El primer capítulo abre en 1927 en una villa de Portugal. María Victoria (Vitória Strada) es la hija de un viudo terrateniente que se dedica a la producción de uvas. Ella y el joven doctor Fernando (Jayme Matarazzo) se conocen desde niños. Fernando siempre ha estado enamorado de ella y piensa pedirla en matrimonio. María Victoria conoce a un trabajador rural llamado Ignacio (Bruno Cabrerizo) y se enamoran. Él le dice que se irá a trabajar a Brasil para progresar y que después volverá por ella. Durante su fiesta de cumpleaños y ante todos los invitados, Fernando le pide a María Victoria que se case con él.  Ella enmudece y deja que le ponga el anillo en el dedo ante la triste mirada de Ignacio.

La rica y el pobre

Amor entre dos personas de mundos distintos y un antagonista impetuoso es lo que nos ofreció el arranque de Tiempo de Amar. María Victoria es una chica tan decidida y valiente que no teme enfrentarse ante su padre y su pretendiente. Su virtud es no ser tan impulsiva y cuando se le presenta un problema, trata de ser conciliatoria usando la calma y la razón.

Ignacio por su parte, es un hombre que sabe dónde está plantado pero no piensa quedarse con los brazos cruzados. Él tiene intención de buscar una mejor vida para superarse y poder ofrecerle a María Victoria todo lo que ella está acostumbrada.

En medio de los dos se encuentra Fernando. Él es un hombre caprichoso y de ideas cuadradas. Pareciera que solo se escucha a sí mismo en su obsesión por tener a María Victoria. Como está enamorado desde niño, la inercia lo ciega y no puede ver que el mundo no gira alrededor de su amor.

Ambientación magistral

Lo más memorable de esta primera impresión es la perfecta ambientación de la época. Toda la escenografía y los vestuarios están cuidados hasta el más mínimo detalle. Aunado a ello la fotografía es tan cálida que casi se pueden oler las bucólicas imágenes de la telenovela.

La historia comienza con una procesión de Semana Santa donde Ignacio y Fernando junto con otros dos hombres cargan la imagen de Jesús. La escena tiene todos los aires de un típico pueblo de la península ibérica donde los fieles salen de sus casas para cumplir sus deberes religiosos.

El capítulo termina en la fiesta de cumpleaños de María Victoria. El evento, donde se reúne la gente de dinero del pueblo, es plasmado con derroche de buen gusto. La música también cumplió para amenizar la escena donde María Victoria baila un vals con su padre.

Disfruta todos nuestros artículos sobre Tiempo de Amar dando click en su logo:
tiempo de amar logo chico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.