La cuarta versión mexicana de La Madrastra

vivir un poco angelica aragon para toda la vida la madrastra victoria ruffo

Introducción

La productora Carmen Armendáriz está gestando una nueva versión de La Madrastra dentro del concepto Fábrica de Sueños. Se planea que la nueva versión llegue a las pantallas en el segundo semestre del año. Ahora es un buen momento para recordar las versiones que se han hecho de esta historia en México. Los nuevos protagonistas son Andrés Palacios y Aracely Arámbula en lo que representa su regreso a Televisa después de 13 años.

Hacer una telenovela es jugar un volado. Depende de muchos factores para que un melodrama sea un éxito o un fracaso. Muchas veces hemos visto casos en donde una misma historia corre con suerte una vez y después le va mal.  La Madrastra es un claro ejemplo de ello.

El argumento original de este título que ya está en la categoría de clásico es de Arturo Moya Grau (autor entre otras de J.J Juez, Colorina y El Padre Gallo). Su primera representación en televisión tuvo lugar en Chile en 1981 causando un gran impacto en los televidentes. La trama, si bien, tenía una buena carga melodramática, jugó con otros elementos como la comedia y el thriller.
2022-Instagram-La Hora de la Novela

Valentín Pimstein trae la historia a México

En 1985, el llamado “padre de la telenovela rosa”, produce la primera versión de esta historia en nuestro país, titulada Vivir un Poco. Los protagonistas fueron Angélica Aragón y Rogelio Guerra.

Esta historia rápidamente se consolidó en el gusto del público ya que entre otras cosas, logró reunir un reparto muy interesante. Acompañando a los protagonistas aparecieron actores y actrices de peso como Irma Lozano, Beatriz Sheridan, Claudio Báez, Carlos Ancira, Augusto Benedico y Nuria Bages. También fue de alguna manera un trampolín importante para que la carrera de, en ese momento jóvenes actores como Arturo Peniche, Alberto Mayagoitia y Roberto Ballesteros, fuera despuntando.

La trama de Vivir un Poco gira en torno a Andrea Santos (Angélica Aragón), quien durante un viaje con su marido y unos amigos fue acusada injustamente de un asesinato y condenada a cadena perpetua en Argentina. Tras 20 años en prisión, logra recuperar su libertad con dos deseos: hacer justicia y descubrir al verdadero asesino de la difunta Martha y recuperar a sus hijos.

A la par de la historia llena de misterio por saber quién era el verdadero asesino, hubo una subtrama que inyectó una carga cómica que balanceó perfectamente la parte dramática. Esta parte desarrollada en el pueblo de Aculco, corrió a cargo de Manuel “El Flaco” Ibáñez y Rafael Inclán como Leonardo Rafael y “Marabunta”.

Una vez que vuelve a México, Andrea (Angélica Aragón) tiene la intención de presentarse ante sus hijos, pero se lleva una gran sorpresa. Gregorio (Rogelio Guerra), impulsado por su grupo de amigos, les dijo a sus hijos Adrián (Arturo Peniche) y Atenas (Patricia Pereyra) que su madre había muerto y ellos crecieron venerando el retrato de una desconocida. Andrea obliga a Gregorio a casarse con ella nuevamente y así entra de nuevo a la que alguna vez fue su casa, pero ahora como la madrastra, recibiendo desprecio y negación por parte de sus hijos. El único que la apoya es Aldo (Alberto Mayagoitia), quien irónicamente no es su hijo, y cuyo origen está envuelto en otro misterio.

Durante el transcurso de la telenovela, el interés por conocer al verdadero asesino fue en aumento. Hasta se llegó a decir que Pimstein había guardado esa información en una caja fuerte, pues ni los actores sabían cuál sería el desenlace.

El ansiado final llegó y con ello quedó al descubierto quien había estado detrás del crimen. Andrea por fin logró recuperar el amor de sus hijos y junto a Gregorio pudieron ser felices.

Con todos estos elementos, Vivir un Poco fue un éxito en la televisión mexicana que hasta el día de hoy se sigue recordando.

vivir un poco beatriz sheridan irma lozano rogelio guerra angelica aragon gregorio cazals ines morales nuria bages claudio baez

Segundas versiones casi nunca son buenas

Pasaron 10 años para que alguien se animara a producir una nueva versión de esta historia. Esta vez recayó en manos de Lucero Suárez, quien debutó en esta telenovela como productora ejecutiva, ya que anteriormente había trabajado con Carlos Téllez.

El título que recibió este proyecto fue Para Toda la Vida y en ella hubo una breve colaboración de la televisora chilena Mega. Además de Exequiel Lavanderos quien fue el protagonista masculino, también tuvieron una pequeña participación los actores chilenos Rodrigo Bastidas y Araceli Vitta.

En los roles estelares aparecieron Ofelia Medina como Elena y Lavanderos como Fernando. Junto con ellos aparecieron actores de renombre en México como Sylvia Pasquel, Anna Silvetti, Roberto Blandón y el primer actor Oscar Morelli. En cuanto a actores juveniles, destacaron nombres como Kuno Becker, Arath de la Torre y Roberto Palazuelos.

En esta ocasión, la historia presenta a Elena quien es condenada a pasar su vida tras las rejas en una prisión de Chile. Quince años después consigue su libertad, por lo que regresa a México, donde se entera que fue dada por muerta y para sus hijos Enrique (Eduardo Arroyuelo) y Estela (Paola Otero), llegará como la madrastra.

Los números no le favorecieron a esta producción y comenzó a ir en picada. Pasó de ocupar el horario de las 9:30 al de las 5:30 de la tarde. Los ejecutivos de Televisa decidieron cambiar a la productora y Juan Osorio tomó su lugar. Pero lo que terminó por coronar el desastre fue la renuncia de Ofelia Medina, por lo que se tuvo que modificar el guion y el personaje de Elena muere.

Todo ello convirtió a Para Toda la Vida en un majestuoso fracaso. La telenovela quedó a deber y no cubrió las altas expectativas que dejó Vivir un Poco.

para toda la vida ofelia medina

Un tercer intento, que esta vez salió bien

Al tener una distancia de nueve años, en 2005, Salvador Mejía toma la historia y la mantiene con el título original. La Madrastra sería en ese año uno de los grandes éxitos de Televisa.

Si bien la esencia de Vivir un Poco se mantuvo, hubo elementos que la actualizaron para la época. Se jugó con elementos como la sensualidad, la brujería y se le dio mayor peso a la historia como un thriller.

Los elegidos para personificar a María y Esteban fueron Victoria Ruffo y César Évora, quienes desde el primer momento hicieron gran química en pantalla (recordemos que ya habían trabajado juntos en Abrázame Muy Fuerte).

El reparto se integró por figuras como Jacqueline Andere, Margarita Isabel, Guillermo García Cantú, René Casados, Sabine Moussier, Cecilia Gabriela, Lorenzo de Rodas, Ana Martin y Joaquín Cordero. Por su parte el elenco juvenil era integrado por Ana Layevska, Michelle Vieth, Miguel Ángel Biaggio y Mauricio Aspe.

En esta tercera versión, María es acusada del homicidio de Patricia (Montserrat Olivier) y condenada en una cárcel de Aruba. Veinte años después sale libre y ante la sorpresa de todos, regresa a México con el deseo de limpiar su nombre y recuperar a sus hijos. Ellos en un principio la desprecian por creer que viene a usurpar el lugar de la mujer del retrato a quien veneran como su mamá.

Entre María y Esteban poco a poco vuelve a surgir ese amor que creían olvidado, pero en medio de ellos, habrá muchos obstáculos, que conforme avanza la trama van superando. El nombre del verdadero asesino al igual que en la versión producida por Pimstein fue un misterio que ni los actores sabían pues era un personaje diferente.

Un dato curioso de La Madrastra es que tal fue su éxito que dos años después, se retransmitió y como obtuvo un buen rating, para el desenlace se llamó a varios de los actores para grabar un nuevo final, donde el asesino fue ahora otro personaje distinto.

la madrastra victoria ruffo cesar evora margarita isabel sabine moussier rene casados guillermo garcia cantu jacqueline andere cecilia gabriela lorenzo de rodas

Ahora dentro de la Fábrica de Sueños

Con el antecedente que lleva cargando esta historia, es una gran responsabilidad volverla a llevar a la pantalla. Carmen Armendáriz tendrá que hacer un buen trabajo pues, en el pensamiento colectivo la vara está muy alta dejando de lado el fracaso de Para Toda la Vida. Aracely Arámbula y Andrés Palacios tendrán que poner un gran esmero, ya que las comparaciones estarán a la orden del día, y es que revivir un clásico no es cualquier cosa.

Se entiende que por necesidades del acontecer actual, la trama se tiene que adaptar al contexto que vivimos hoy día, pero, ojalá no caigan en el mismo error que las nuevas versiones de Cuna de Lobos y La Usurpadora donde al final, sólo quedó el nombre porque la esencia se perdió completamente.

Esperemos que sea una historia bien armada, que el reparto sea interesante y que por el bien de la producción y para el gusto del público todos los elementos se conjunten para crear un éxito más en las páginas de la historia de las telenovelas.

Con información de J.Enri del foro Recordar es Vivir.
Twitter La Hora de la Novela

3 Comentarios

  1. Gary HØ Diaz dice:

    Sin duda debo decir que cuando estuvo en emisión la tercera version de la misma, yo aún era un niño de 5 años y tambien me gustaba mucho la novela (digo ya se que no era apta para mi edad) grandes actuaciones de los actores que formaron el reparto y espectaculares lucian Victoria Ruffo (una de mis actrices favoritas) y otra señorona de la actuación Jacqueline Andere (como la malvada Alba). La verdad otro clásico de los melodramas mexicanos.

  2. Susana dice:

    Yo veo a Arambula un poco joven para el papel. Ya se que tiene mas de 45 años pero siento que la imagen no es el tipo señora que manejaban Aragón, para mi la mejor intérprete del género de la telenovela mexicana, o Victoria Ruffo, que aunque no era vieja ella más creíble como una señora con hijos. También siento que el género de la telenovela está muy dañado. No se porque no trabajan Carla Estrada, Lucy Orozco, José Rendón (que se mencionó recientemente en el artículo recordando Corazón Salvaje ‘93), o Carlos Sotomayor. Televisa nos muestra lo mismo, no recibe el resultado que espera y sigue empeñado en lo mismo. Entonces quizá si se logre una versión que consiga números aceptables para ellos en un 2022 pero seguirá siendo solo una sombra y una comparación deprimente a lo que vino antes.

  3. Guto dice:

    Saludos!!! Tengo mis dudas sobre esta fábrica de sueños, pero tal vez la señora productora hizo una historia pasable con La Usurpadora, también con Andrés Palacios, pero esta vez es un tipo de protagonista diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.